10 consejos para ahorrar en calefacción

1
Tener el termostato a 20º es suficiente para estar en casa.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Esta semana los termómetros han registrado un notable descenso de las temperaturas que se mantendrá durante los próximos días, lo que provocará que el gasto en calefacción en los hogares españoles se incremente de forma considerable. Del calorcito hemos pasado a un frío casi invernal. El otoño prácticamente no se ha notado.

De hecho, cerca del 60% del consumo de energía en una vivienda corresponde a la calefacción. Por este motivo, Kelisto.es ofrece algunos consejos y recomendaciones para que los consumidores puedan ahorrar al usar la calefacción y apuesten por un consumo más eficiente durante este invierno. Estos son:

  1. Extrae el aire de los radiadores. Purgar o sacar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, no calientan con toda la potencia necesaria.
  1. Mantén una temperatura adecuada. Las subidas fuertes de temperatura provocan un gasto extra y 21 grados es suficiente para calentar un hogar de forma confortable. Recuerda que tener calefacción en casa no implica que parezca verano, es mejor ponerse un jersey que llevarse un susto con la factura. Con un termostato te resultará más sencillo mantener una temperatura óptima durante todo el día y ahorrarás entre un 8 y un 13% en tu consumo, entre 60 y 100 euros al año. Recuerda que, cada grado que subas la calefacción, supone un gasto de 35 euros al año.
  1. Programa el encendido. Si solo estás en casa unas horas al día, dejar la calefacción encendida aunque sea a baja temperatura no sale rentable. La mejor opción es programar su encendido una hora antes de que vuelvas a casa, así estará a la temperatura adecuada cuando llegues sin gastar de más.
  1. Ventila las habitaciones el tiempo justo y no calientes las vacías. Si es posible, aprovecha el momento más soleado del día para abrir las ventanas; 15 minutos por habitación son suficientes y evitarás pérdidas de calor excesivas. Y para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.
  1. Cambia tu caldera por una de bajo consumo. Si es el momento de renovar tu caldera valora la posibilidad de hacerlo por una más eficiente, como las de cogeneración. Aunque suponen una inversión mayor, la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerán la pena a la larga. Comprueba si en tu comunidad existe actualmente un plan Renove de calderas y benefíciate de las ayudas disponibles.
  2. No cubras los radiadores. Colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a nuestra calefacción. El consumo será mayor y también la factura.
  1. Apaga la calefacción por la noche y baja la temperatura si sales de casa. Salvo en casos de frío extremo, no es necesario mantener la calefacción por la noche y nos permitirá reducir el gasto de forma considerable. Por otro lado, si vamos a salir unas horas podemos bajar la temperatura a unos 15 o 16 grados para mantener el nivel de confort.
  1. Revisa el aislamiento. Entre el 25% y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas. Por ello, es necesario comprobar que la vivienda cuenta con sistemas de aislamiento adecuados que no dejen entrar el frío.
  1. Revisa tu caldera. Un buen mantenimiento permitirá que tu caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará que se produzcan problemas importantes en el futuro. Algunas compañías incluyen en el contrato el servicio de mantenimiento de forma gratuita, recuerda realizarlo una vez al año para evitar sorpresas.
  1. Compara ofertas. Recuerda que una de las mejores formas de ahorrar es comparar las diferentes ofertas que ofrece el mercado y elegir la que mejor se ajuste a tus hábitos de consumo. Esto puede ayudarte a ahorrar hasta 194 euros al año en la factura de la luz y 66 euros en el recibo del gas. Además, a la hora de contratar tus tarifas, ten en cuenta que algunas compañías incluyen de forma gratuita servicios como el mantenimiento o el servicio de reparaciones, lo que te puede permitir ahorrar una cantidad considerable al año.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

veinte − 3 =