Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Abril de 2014. El Gobierno anuncia que la tarifa regulada de la luz pasa a denominarse Precio Voluntario del Pequeño Consumidor (PVPC). Lo anuncia a bombo y platillo. Asegura que con ella el consumidor se va a beneficiar. Incluso que va a saber en qué hora gasta más luz, o cuando la electricidad es más barata para saber cómo poder ahorrar en la misma.

Han pasado más de dos años tras el anuncio. Algo menos desde que entró en vigor. Pero ya lleva un tiempo entre nosotros. Aun con esas, el consumidor español no comprende el verdadero funcionamiento de esta tarifa.

Según datos del III Estudio de Comparación Online hacia el Ahorro Inteligente, realizado por Rastreator.com, más de dos tercios de los españoles (67,7%) afirman que no la comprenden ni saben qué horas son más económicas.

¿Cómo puede haber tanto desconocimiento? Según Fernando Summers, CEO de Rastreator.com, “todos los consumidores tienen derecho a acogerse a las tarifa energética que les permitan ahorrar en sus facturas y, parar ello, es importante que las compañías energéticas cumplan también con los plazos de adaptación y los objetivos fijados. Resulta fundamental que los usuarios estén bien informados sobre todas las posibilidades que ofrece el mercado para comparar y elegir la mejor tarifa que se adapte a sus necesidades, como ya ha hecho el 27,5% de los consumidores gracias a los comparadores”.

Más datos sorprendentes

“No hay quien entienda el recibo eléctrico”. “Es un lío”. Seguramente hayan oído a alguien cercano decir frases parecidas, si no han salido de su boca. Para muestra un botón. Casi la mitad de los españoles (48%) no sabe interpretar la factura de la luz y un 29,5% ni tan siquiera sabe cada cuanto le llega el recibo. Puede ser mensual o bimensual.

Además, tan sólo un tercio de los encuestados que tiene instalado un contador inteligente entiende cómo funciona este aparato.

En busca del ahorro

El 90% de los españoles se muestra preocupado por el aumento de su factura energética e intenta modificar sus hábitos domésticos para reducir dicho gasto. Durante los últimos años el precio de la electricidad en España ha ido aumentando hasta situar a nuestro país como el quinto país europeo con el precio de la electricidad más caro, únicamente superado por Dinamarca, Alemania, Irlanda e Italia, según la oficina comunitaria de estadística Eurostat.

Para ahorrar en la factura energética, los españoles toman varias medidas. La más popular es la búsqueda de la eficiencia: el 82,1% de los consumidores utiliza bombillas y electrodomésticos más eficientes y de menor consumo. El 64,2% de los consumidores ha modificado sus hábitos domésticos, utilizando menos la calefacción, mientras que el 49% pone menos el aire acondicionado en busca de ese ahorro. La tercera medida más popular es la racionalización del consumo energético, buscando las horas en las que el precio de la electricidad es más reducido. En este sentido, cabe apuntar que la mitad de los españoles aplaza determinadas actividades para realizarlas en los horarios en los que la electricidad es más barata. Es decir, que la mitad de los españoles pone o programa la lavadora por la madrugada. Algo es algo.

Al final, la excesiva regulación ha acabado por liar más al consumidor. Apunten señores del Gobierno, la próxima reforma del mercado eléctrico acuérdense de los consumidores. También tienen derecho.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cuatro × cuatro =