Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El sistema eléctrico español tiene muchas particularidades. Una de ellas, es que una central térmica estuvo encendida prácticamente durante todo el año. La planta de Aboño, propiedad de EDP España, estuvo más de 8.500 horas quemando carbón, más tiempo que lo que funcionan las centrales nucleares.

¿Cómo es posible que una central térmica esté quemando carbón durante tanto tiempo si el hueco térmico cada vez es menor? Lo primero de todo es que 2015 fue un año bueno para el carbón. Se llevaba mucho tiempo sin quemar tanto mineral negro. Las centrales térmicas generaron casi 51.000 GWh, un 24% más que en 2014.

El viento más o menos se comportó, pero no tanto así la hidráulica por lo que las centrales térmicas participaron bastante de la tarta de la demanda eléctrica.

Aun así, que una central térmica trabaje tantas horas es debido a que la demanda eléctrica en la zona donde está ubicada, Asturias, es bastante alta por culpa de la industria electrointensiva. Por tanto, la central de Aboño rompe así con el esquema.

Durante 2015, el grupo 2 de Aboño trabajó 8.544 horas de las 8.760 que posee el año entero. Es decir que solo le faltaron 216 horas en todo el año. Es decir, estuvo nueve días apagada.

Si lo comparas con las centrales nucleares, solo dos de los siete reactores nucleares trabajaron más horas que Aboño, Almaraz 1 y Ascó II, con más de 8.600 horas funcionando.

La tasa de utilización de Aboño es bastante más baja que las de las nucleares. La térmica se sitúa en el 89%, mientras que las nucleares se sitúan en el 97%.

Lo que sucede es que las nucleares tienen una menor disponibilidad al estar cerradas semanas o incluso meses porque hay que cambiar el combustible, etc.

Desnitrificadora

La central de Aboño tiene otra particularidad. Y es que ya no contamina tanto como antes. EDP como propietaria de la central ha hecho los deberes antes de tiempo y ya instaló una desnitrificadora por lo que cumple con la normativa medioambiental europea y ya no emite tanto óxido de nitrógeno a la atmósfera.

Esto hace que pueda funcionar durante más años la planta y seguir dando el servicio que presta a Asturias y a la industria electrointensiva de la zona. Porque como diría alguno, la van a necesitar. A Aboño, la central que funciona más horas que la mayoría de las nucleares.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

cinco × 5 =