Alcoa mantendrá el empleo solo si consigue una tarifa competitiva en la subasta

1
Planta de Alcoa en A Coruña.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

 

Fábrica de Alcoa en A Coruña.
Fábrica de Alcoa en A Coruña.

La dirección de Alcoa se ha comprometido ante los comités de empresa de sus fábricas de Avilés y La Coruña a parar el proceso de despido colectivo si logra una tarifa eléctrica en una próxima subasta del mercado, informaron a Efe fuentes sindicales.

Los sindicatos sostienen que el compromiso de Alcoa es que, si se materializa una solución para producir aluminio “de forma viable” en la segunda subasta eléctrica que se llevará a cabo este mes, se paralizará el despido colectivo “y se seguirá trabajando en España”.

Tras varias horas de reunión en Madrid, el comité de empresa de Avilés ha transmitido la idea de que Alcoa tiene el objetivo de que sigan operando sus tres plantas españolas.

Alcoa había anunciado el pasado lunes su intención de iniciar un periodo formal de consultas con los comités de empresa de sus fábricas de Avilés y de La Coruña para un procedimiento de despido colectivo, tras el resultado de la subasta de servicios de interrumpibilidad para grandes consumidores industriales organizada por el operador del sistema eléctrico español.

La empresa no pudo conseguir en esta subasta suficientes servicios de interrumpibilidad para sus fábricas, y ahora lo va a intentar de nuevo, de modo que los sindicatos creen que “ahora la pelota está en el tejado del Ministerio de Industria”.

La falta de servicios de interrumpibilidad, junto a una tecnología menos eficiente y una menor capacidad productiva, hacen que las fábricas de Avilés y La Coruña no puedan producir a un precio competitivo, según la multinacional del aluminio.

El periodo de consultas con los representantes de los trabajadores para el proceso de despido continúa mientras tanto, tiene una duración máxima de 30 días y empezará el próximo martes día nueve.

Ambas partes han quedado emplazadas para una nueva reunión en Madrid el próximo martes y en el caso de Avilés los trabajadores celebrarán mañana una asamblea para decidir una respuesta, más allá de la manifestación de convocada para el próximo jueves.

El servicio de interrumpibilidad, dotado con unos 500 millones de euros anuales, consiste en el abono de ciertos pagos a grandes empresas por permitir que se les corte el suministro eléctrico en caso de que lo requiera el sistema y, en el marco de la reforma eléctrica y con el objetivo de que los pagos se asignaran de forma competitiva, el Gobierno introdujo el sistema de subastas.

En la primera, celebrada a medidos de noviembre, se asignaron todos los bloques de 90 megavatios (MW), dirigidos a grandes industrias, pero quedaron sin cubrir algunos de los bloques de 5 MW, destinados a empresas medianas y que suman 200 millones de euros. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

seis − 5 =