Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Hace un año llegaba a la presidencia de Gas Natural Fenosa, Isidro Fainé, hasta ese momento, presidente de Caixabank. Llegó en un momento crucial de la compañía. Era el momento de dar un empujón a GNF o la empresa entonces se quedaba atrás.

Nada más aterrizar se encontró con dos de las mayores crisis que ha afrontado la compañía. Por un lado, el fallecimiento de la anciana de Reus, y por otro el latrocinio de Electricaribe en Colombia.

Dos crisis que no pasaron desapercibidas por Fainé, sino que, es más, decidió echárselas a la espalda y comandar las acciones para resolver los problemas. Fainé ha sido el artífice del cambio social de Gas Natural Fenosa tras el trágico fallecimiento de la anciana.

El pasado mes de enero, Gas Natural lanzó su plan de vulnerabilidad, que contó con más de 4 millones de euros. Además, dio un impulso importante a la Fundación Gas Natural Fenosa para realizar toda una serie de iniciativas de carácter social, especialmente vinculadas a contribuir a solucionar el problema de la pobreza energética y especialmente con apoyo decisivo al tercer sector. Ha creado una obra social de La Caixa en Gas Natural Fenosa.

De esta forma, en este tiempo se han cerrado acuerdos con algunas instituciones como Cáritas y Cruz Roja para impulsar proyectos de ayuda en este campo y también se ha puesto en marcha una escuela de Energía, especialmente orientada a ayudar a formar a los responsables de servicios sociales de ayuntamientos, ong’s y otras instituciones en materia de energía y eficiencia energética para poder estos a su vez ayudar a familias y personas vulnerables.

Otro campo en el que se está trabajando es en la creación de un programa de voluntariado corporativo para contribuir a ayudar a familias con problemáticas vinculadas a la vulnerabilidad energética, así como en mecanismos que permitan la rehabilitación exprés de viviendas de familias vulnerables para que puedan incorporar medidas de eficiencia energética que puedan ayudar a reducir su consumo y su factura de electricidad y gas.

En el caso de Electricaribe, Fainé cogió el toro por los cuernos. Se subió más de una vez y de dos en un avión para ir a Colombia para tratar de solucionar el problema. Pero se encontró con poca ayuda por parte de las administraciones colombianas. Los impagos estaban a la orden del día.

Al final, GNF tuvo que remitirse a interponer un arbitraje en el que exige la devolución de 1.000 millones por los graves daños a las cuentas financieras de la filial colombiana. Habrá que esperar a una solución dentro de un par de años para saber cómo se resuelve.

Gestión

Dejando estas dos crisis a un lado, Fainé es un hombre de negocios que se encuentra cómodo estando cerca de la gestión de la compañía. ha sabido interpretar su labor en la compañía sin pisar el terreno al consejero delegado, Rafael Villaseca, que desde la llegada de Fainé no ha parado de realizar operaciones para el grupo energético, tanto en España como en el ámbito internacional.

Caben destacar que en este año Gas Natural Fenosa ha entrado en el mercado eólico de Australia a través de su filial Global Power Generation. Ha hecho grandes esfuerzos para gasificar Perú y también ha dedicado fuertes inversiones para desarrollar el negocio del gas en México.

faine-y-villaseca-junta-2017

En España, ha sido uno de los grandes protagonistas en las subastas de renovables y se ha llevado casi 1.000 MW de nueva potencia, tanto eólica como fotovoltaica. Además, ha conseguido poner en valor activos estratégicos. Así formalizó la venta del 20% del negocio de distribución de gas por el que percibió 1.500 millones de euros. También tiene en estudio cerrar un acuerdo con Italgas para los activos de gas en Italia.

Asimismo, ha acudido a los mercados para obtener financiación y ha conseguido revitalizar la deuda a largo plazo de la compañía.

El tándem Fainé-Villaseca era una de las grandes incógnitas y por todo lo sucedido parece que ha funcionado y mucho. También la compañía ha visto como les dejaba uno de los suyos, el presidente de honor Salvador Gabarró, el hombre que internacionalizó Gas Natural Fenosa y la colocó en el mapa energético mundial.

La gran operación

Ahora, el mercado europeo parece que está preparado para una evolución. Se esperan grandes movimientos corporativos, fusiones y adquisiciones. Es como si se hubiesen echado 10 ó 12 años atrás. El mercado está revuelto. Y Fainé quiere que Gas Natural sea protagonista. Pero no uno cualquiera. Quiere ser líder. Campeón energético. Comerse el pez en vez de que te coma el tiburón.

Fainé está estudiando a fondo el mercado, no solo en Europa sino también en Latinoamérica. El objetivo no es otro que crecer y convertirse en un gran grupo energético a escala mundial. Fainé no quiere quedarse atrás. Ya lo hizo con Caixabank y lo quiere hacer con la energética.

Ahora se relaciona a GNF con EDP. Pero desde la compañía han asegurado que de momento no hay nada. Otra gran operación que ha sonado mucho sería la adquisición de Endesa. Fainé desde La Caixa ya lo intentó hace 10 años, y no lo consiguió. A lo mejor es ahora el momento de hacerlo, quien sabe.

El caso es que el presidente de GNF no parará hasta conseguir una gran operación. Si hubiera que apostar por ello, no duden en hacerlo. La hará casi con total seguridad. Es el momento de convertir a Gas Natural Fenosa en un campeón energético y Fainé y su equipo no lo van a desaprovechar.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dos × tres =