Arvo Investment y David E. Shaw también deshacen posiciones en Abengoa, tras el Santander y el Sabadell

0
Abengoa inicia los trámites para aprobar los ERTE en sus filiales.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El fondo Arvo Investment ha vendido su participación del 3,52% en la nueva Abengoa, mientras que el inversor David E. Shaw la ha reducido del 3,62% al 1,27%, según consta en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Estas desinversiones se suman a las ya anunciadas por el Santander, que ha rebajado del 9,63% al 2,41% su participación, y por el Sabadell, que ha vendido su 3,17% del capital.

Tanto las firmas de inversión como los bancos entraron hace apenas una semana en Abengoa como parte de la capitalización de deuda contemplada en el plan de reestructuración de la empresa.

Tras estas desinversiones, Crédit Agricole declara la mayor participación en Abengoa, con un 8,77% del capital, por delante de Caixabank, que tiene un 4,95%, y de Bankia, que cuenta con otro 4,64%.

Banco Popular dispone por su parte de un 4,58%, mientras que Abengoa mantiene un pequeño paquete de acciones propias retenidas en autocartera equivalentes a un 0,34% del capital.

En total, la banca acreedora se hizo un 43,24% del capital de Abengoa, un porcentaje cercano al 45% tomado como referencia en el plan de reestructuración. Los bancos ha dispuesto de 718 millones de acciones de clase A y de 7.367 millones de acciones de clase B.

La reestructuración financiera culminó con el inicio de la cotización de los títulos de la ampliación de capital y los nuevos ‘warrants’ de Abengoa, con los que se ejecuta la dilución accionarial y la entrada de los acreedores prevista en el plan de reestructuración.

El acuerdo de reestructuración contempla que los actuales accionistas de la empresa pasen de controlar el 100% al 5%, mientras que los bonistas y ‘hedge funds’ tomen el 50% de la empresa, frente al 40% para la banca acreedora. El 5% restante queda en manos de avalistas.

Los acreedores han sufrido una quita del 97%, mientras que el 3% restante queda articulado a través de deuda con vencimiento a diez años sin devengo anual de intereses y sin posibilidad de capitalización. En paralelo, los fondos que inyecten los 1.169 millones de ‘dinero nuevo’ sumarán el 55% del capital.

La ampliación de capital ha implicado la emisión de 1.577 millones de nuevas acciones de clase A y 16.316 millones de acciones de clase B. Además, se han emitido 83 millones de ‘warrants’ sobre acciones A y otros 858 millones de instrumentos sobre acciones tipo B.

La ejecución de la ampliación de capital y la emisión de los ‘warrants’ se realiza después de que el conocido como ‘agente scrow’ reuniese con éxito los 1.169 millones de euros de ‘dinero nuevo’ para su inyección en la sociedad, lo que permite completar la reestructuración financiera de la empresa.

Según el acuerdo de rescate con los bancos acreedores y los fondos para la reestructuración de su deuda financiera y su recapitalización, el grupo recibe una inyección de ‘dinero nuevo’ de casi 655 millones de euros.

El comité de bancos que participaron en las negociaciones para la reestructuración estuvo compuesto por Bankia, Banco Popular, Banco Santander, Caixabank y Credit Agricole, mientras que el grupo de inversores de nuevo dinero estuvo integrado por Abrams Capital, The Baupost Group, Canyon Partners, The D.E. Shaw Group, Elliott Management, Oaktree y Värde.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dos × tres =