Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un proyecto europeo en el que participa la Universidad Politécnica de Valencia desarrolla motores de gasolina hasta un 20% más eficientes que los actuales, con sistemas innovadores de encendido, combustión ultralimpia y revestimientos con aislantes que reduzcan las pérdidas de calor.

El proyecto EAGLE (Efficient Additivated Gasoline Lean Engine) evaluará y combinará diferentes tecnologías avanzadas con el fin de desarrollar un innovador concepto de motor que permitirá alcanzar una eficiencia máxima del 50 % y que la industria automovilística cumpla los próximos objetivos de emisiones de dióxido de carbono.

Coordinado por el centro de investigación francés IFP Energies nouvelles, el proyecto cuenta con la participación del Instituto CMT-Motores Térmicos de la UPV y otros seis socios más de Alemania, Francia e Italia.

El responsable del proyecto por parte de CMT-Motores Térmicos de la UPV, Alberto Broatch, ha incidido en que el rendimiento máximo de los motores de gasolina está alrededor del 40% y “el resto es energía que se pierde”, y su objetivo es reducir esas pérdidas energéticas, que se producen ya desde la combustión.

El investigador de IFP Energies nouvelles y coordinador del proyecto, Jean-Marc Zaccardi, ha indicado a EFE que “este nuevo concepto ayudará a la industria automovilística europea a alcanzar el próximo objetivo de emisiones de 50g de CO2/km, respetando así la legislación en materia de partículas y emisiones de óxidos de nitrógeno en los vehículos híbridos”.

Entre estas tecnologías, EAGLE plantea el uso de hidrógeno como combustible adicional para conseguir y estabilizar combustiones ultralimpias o el desarrollo de un sistema de inyección en precámara anexa a la cámara de combustión principal.

Otro de los objetivos del proyecto es reducir las pérdidas de calor producto de la combustión y para ello aplica un revestimiento aislante en algunas partes de la cámara de combustión, con materiales avanzados de conductividad y capacitancia térmica muy bajas.

“Este es uno de los trabajos principales en los que colabora CMT-Motores Térmicos”, ha apuntado Broatch, quien ha explicado que entre otras tareas, determinarán “las características principales que ha de tener el revestimiento térmico para conseguir superficies cuya temperatura fluctúe en fase con la temperatura del gas de la combustión y minimizar así las pérdidas de calor”.

Además, estudiarán también “en qué partes de la cámara conviene aplicar el revestimiento, de cara a conseguir un aislamiento lo más eficiente posible”, ha añadido.

Dentro del proyecto, se prevé desarrollar también un nuevo catalizador compatible con la combustión pobre, así como utilizar el hidrógeno como componente reductor en los catalizadores de óxido de nitrógeno (NOx).

“El objetivo final es aumentar el rendimiento de los motores, manteniendo las emisiones en los límites actuales, y anticipando las futuras normas de emisiones reales de conducción”, según el responsable del proyecto para Renault, Cédric Libert.

El proyecto EAGLE, que ha recibido financiación del programa H2020 de investigación e innovación de la Unión Europea, arrancó el pasado mes de octubre y se extenderá hasta principios de 2020.

En la fase de evaluación y simulación en los distintos laboratorios de los participantes al proyecto, EAGLE incluye el desarrollo de un prototipo de motor a partir de los resultados obtenidos, que será fabricado por Renault.

Junto al coordinador IFP Energies nouvelles, la multinacional francesa Renault y la UPV participan las empresas Saint-Gobain Centre de Recherche et d’Etudes Européen, Continental Automotive GmbH; Continental Automotive France SAS y FEV Europe GmbH, así como las universidades Federico II de Nápoles (Italia) y Rheinisch-Westfälische Technische Hochschule de Aquisgrán (Alemania).

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

13 + 18 =