Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Este lunes el grupo automovilístico Volkswagen anunció su ‘Hoja de Ruta e’, lo que se podría denominar como su revolución eléctrica. No es que quiera dar carpetazo final al diésel tras su escándalo por las emisiones, pero el grupo alemán quiere liderar el cambio y convertirse en el mayor fabricante de coches eléctricos del mundo en 2025.

Para ello Volkswagen va a electrificar todos sus modelos actuales de todas sus marcas de aquí a 2030. Esto quiere decir que para esas fechas fabricará al menos una versión eléctrica de más de 300 modelos distintos. Esto convierte a Volkswagen en el primer gran grupo de movilidad que ha puesto una fecha en la electrificación de toda su flota.

“Tenemos el mensaje y lo entregaremos, no es una vaga declaración de intenciones, es un fuerte compromiso en sí mismo que, a partir de hoy, se convierte en el criterio por el que medimos nuestro desempeño”, dijo Matthias Müller, consejero delegado de Volkswagen, en la Noche de los Medios de Comunicación del Grupo antes del Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania. “La transformación en nuestra industria es imparable y lideraremos esa transformación”, dijo Müller.

Así mismo, Volkswagen quiere lucir sus propias baterías. Afirma que necesitará más de 150 gigavatios hora de capacidad de batería anualmente para 2025 para su propia flota eléctrica. Esto es equivalente a por lo menos cuatro gigafactorías para las células de las baterías.

Electrificación

Volkswagen ya había establecido firmemente la e-movilidad como una área clave en el programa futuro “JUNTOS – Estrategia 2025”, presentado en junio de 2016, y se fijó el objetivo de convertirse en el número uno mundial en la movilidad eléctrica para 2025.

La compañía estima que alrededor de uno de cada cuatro vehículos del grupo – hasta tres millones de unidades al año dependiendo de cómo se desarrolle el mercado – podría ser ya puramente alimentado por baterías en 2025.

Es decir, las marcas del grupo traerán un total de más de 80 nuevos modelos electrificados a los clientes para el año 2025, incluyendo unos 50 vehículos puramente con baterías y 30 híbridos enchufables. Para luego alcanzar la electrificación a todo su parque, más de 300 modelos para 2030.

Inversiones

El consorcio automovilístico alemán invertirá más de 20.000 millones de euros en la industrialización de su estrategia de electromovilidad hasta 2030.

Además, Volkswagen está abordando la cuestión de la tecnología de baterías con una estrategia a medio y largo plazo en múltiples etapas, empezando por agrupar las actividades de desarrollo, adquisición y aseguramiento de calidad de todo el grupo para todas las células y módulos de la batería en un centro de excelencia en Salzgitter. La marca también está creando su primera línea piloto para acumular conocimientos de producción.

Por eso, para el año 2025, Volkswagen necesitará más de 150 gigavatios hora de capacidad de batería de iones de litio anualmente para su propia flota.

Con el fin de satisfacer este enorme requisito, se ha iniciado un proceso de licitación en relación con las asociaciones estratégicas a largo plazo con distintos socios en China, Europa y América del Norte. El proyecto de adquisición es uno de los más grandes de la historia de la industria automotriz, con un volumen total de pedidos de más de 50.000 millones de euros, sólo para los vehículos de volumen futuro del grupo basados en el Modular Electrification Toolkit.

Esto responderá a las necesidades de Volkswagen para la primera ola de movilidad eléctrica. Mirando más adelante, Volkswagen ya está preparando para la próxima generación: baterías de estado sólido.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cuatro × dos =