Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los planes para convertir una mina de oro abandonada en el norte de Queensland en el proyecto de almacenamiento de energía de origen renovable más grande de Australia están a un paso de convertirse en una realidad, una vez finalizado con éxito el estudio de viabilidad del proyecto.

Genex Power, compañía que cotiza en el ASX, ha dicho que el estudio del proyecto hidroeléctrico de bombeo +solar de Kidston es técnicamente viable y será capaz de suministrar 250 MW, con seis horas de generación continua y 1.500 MWh de capacidad total de almacenamiento.

Ahora, se espera que los resultados del estudio allanen el camino a Genex para conseguir financiación para el ambicioso proyecto, que también incluirá unos 180 kilómetros de líneas de transmisión. Genex dijo en un comunicado que espera tener cerrada la financiación del proyecto para el cuarto trimestre de 2017.

El proyecto, que se ha dotado con 4 millones de dólares en fondos de la Agencia de Energía Renovable Australiana (ARENA), se garantizaba el pasado mes de septiembre con el acuerdo de compra de energía a 20 años suscrito con el gobierno de Queensland, lo que permitirá convertir la mina en una batería gigante aprovechando la caída vertical de una antigua mina de oro a cielo abierto.

La potencia del proyecto solar será de 200 MW pero en una primera fase se construirán 50 MW y, una vez que se finalice la línea de transmisión, se añadirán 150 MW más. La idea es utilizar esta energía para bombear agua a un depósito de almacenamiento superior durante las horas en las que el precio de la energía es bajo, y soltarla hacia el depósito inferior durante los períodos de alta demanda, pudiendo prestar un servicio a la red como una planta térmica de carbón o de gas.

Como dice el CEO de ARENA, Ivor Frischknecht, “se trata de rentabilizar las importantes opciones de almacenamiento que surgen cuando la generación de energía renovable a gran escala entra en el mercado eléctrico nacional”.

La compañía dijo que el proyecto estaba ahora totalmente diseñado, incluyendo el programa de obras civiles y especificaciones de los equipos mecánicos detallados, y que estaba trabajando con los consultores de energía y agua de Entura para desarrollar las estimaciones de costes de capital. “Si todo va según lo previsto, Genex debe cerrar la financiación e iniciar la construcción en 2017, lo que será un logro que allanará el camino a los grandes proyectos de almacenamiento más hidrobombeo en minas abandonadas para apoyar nuestras redes de energía”, dijo Frischknecht.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × 3 =