Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Australia ha dado a conocer los planes de lo que podría ser el primer parque eólico offshore del país y del mundo, una ambiciosa propuesta para un proyecto de 8.000 millones de dólares , 2 GW de capacidad y 250 turbinas de 8 MW frente a la costa de Gippsland, al este de Victoria.

El proyecto, que se presentó ayer al gobierno estatal en la mesa redonda de las nuevas tecnologías, supone la creación de un traje a medida de energía renovable en Melbourne de la compañía Offshore Energy, dirigido por el veterano ejecutivo de la energía eólica Andy Evans y el exjefe de energía geotérmica de Petratherm, Terry Kallis.

El proyecto, denominado La Estrella del Sur, se encuentra en la fase inicial de viabilidad, lo que supondrá que no se pondrá en marcha antes de tres años, aunque sí parece contar con el apoyo del Gobierno estatal.

En una declaración, la ministro de Energía y Medio Ambiente, Lily D’Ambrosio, dijo que el gobierno había dado la bienvenida a los planes y estaba trabajando con Offshore Energy para llevarlos a buen puerto.

Offshore Energy dice que está en conversaciones avanzadas con inversores locales e internacionales con experiencia en el desarrollo de grandes proyectos de eólica en alta mar y que se ha iniciado un proceso en el que participan todas las partes interesadas de una forma integral y “sincera”.

La compañía también cree que ha fomentado una relación sana con la Corporación Financiera de la Energía Limpia en los últimos años, ya que el coste de la tecnología está al alcance del banco verde.

En cuanto a los recursos, el análisis preliminar del lugar propuesto en la costa de Gippsland muestra una alta capacidad para la generación de energía confiable. Si se construye, se espera que La Estrella del Sur produzca alrededor de 8.000GWh de electricidad al año, que es aproximadamente el  18% del consumo de energía actual del estado, y lo suficiente para alimentar 1,2 millones de hogares.

El sitio propuesto también está perfectamente situado junto a la infraestructura de transmisión existente en el valle de Latrobe, donde se acaba de cerrar la central eléctrica de carbón Hazelwood, aunque deberá tenderse el cableado bajo el mar para conectar el parque eólico a la red.

El director general de Offshore Energy, Andy Evans – que en su antiguo puesto en Acciona ayudó a construir el parque eólico de Waubra- dijo que la alta y constante capacidad de generación eólica marina es un ingrediente importante para la transición de Australia hacía un sistema energético más sostenible.

“Cuando las turbinas se colocan en un lugar con las buenas condiciones de viento de la costa de Gippsland, la energía eólica marina entrega un flujo alto y constante de electricidad”, dijo Evans.

Pero si la energía eólica marina puede competir en precio es otra cuestión. Al igual que la eólica terrestre y la solar, el coste nivelado de generación (LCOE) de la eólica marina ha experimentado una tendencia descendente, pero no de una forma tan pronunciada como sus rivales en tierra.

Entre los parques eólicos marinos más baratos del mundo están el danés Kriegers Flak, un proyecto de 600 MW construido por la sueca Vattenfall en el mar Báltico, a unos 15 kilómetros de la isla danesa de Møn. La oferta de Vattenfall fue de 49,9 euros por MWh. Y en julio de 2016, Dong Energy se adjudicó el contrato para construir los parques eólicos marinos Borssele 1 y 2, de 350 MW, en la costa holandesa a un precio de 72,70 € / MWh.

Pero a finales de 2016, el costo promedio de la energía eólica marina se mantuvo en torno a los 126 $ / MWh, frente a los 60 dólares australianos / MWh, que increíblemente Origin Energy firmó recientemente por el parque eólico de Stockyard Hill en Victoria.

Evans dijo al portal australiano reneweconomy que confía en que el proyecto de su empresa será competitivo con la eólica terrestre y la energía solar, sobre todo teniendo en cuenta que tardará cinco años en construirse.

“Sólo hace cinco meses que la energía eólica marina ha comenzado a ser considerada como un concepto viable en Australia”, dijo Evans. En otros cinco años, dijo, proyectos como el de su compañía usarán turbinas más eficientes, con una potencia de entre 12-15MW en capacidad, con lo que los costes serán aún más bajos.

Como aspecto positivo para la economía local, se espera que el parque eólico genere una inversión de unos 8.000 millones de dólares, cree casi 12.000 puestos de trabajo durante la fase de construcción y 300 puestos de trabajo su fase de operación y mantenimiento.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

2 × 2 =