Brufau defiende en Bruselas la apuesta por el gas natural frente a los subsidios a los coches eléctricos

0
Antonio Brufau preside Repsol. FOTO: Repsol.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha afirmado este jueves en Bruselas que sustituir una solo central de carbón por otra de gas natural supondría una reducción de emisiones contaminantes “equivalente a poner en circulación millones de coches eléctricos” y ahorraría “miles de millones de euros en subsidios a los ciudadanos europeos”.

“Sustituir una central de carbón por una planta de gas natural reduciría las emisiones en un nivel equivalente a poner en circulación millones de coches eléctricos y, por supuesto, esta medida ahorraría miles de millones de euros en subsidios a los ciudadanos europeos”, ha afirmado durante el discurso de inauguración de la jornada Energy for Europe.

Brufau ha señalado que la transición del carbón al gas natural debe ser una “prioridad” y ha enfatizado que Estados Unidos ha reducido las emisiones de CO2 “únicamente utilizando gas natural y reemplazando el carbón”. “Sin embargo, nosotros estamos subsidiando el coche eléctrico, con un coste de CO2 por tonelada mucho mayor que otras alternativas”, ha criticado.

En la misma línea, ha denunciado que este tipo de subsidios “suponen la transferencia de ingresos desde la ciudadanía de clase media y baja a las clases altas, los únicos que tienen acceso a adquirir estos vehículos”.

“Todo esto corre el riesgo de establecer un sector energético que está lejos de ser óptimo, perjudicando la competitividad y el rendimiento de la industria en Europa”, ha advertido.

En este sentido, el presidente de Repsol ha dicho que Europa esté probablemente “confundiendo el indispensable objetivo de reducir sus emisiones con los medios y los modos de conseguirlo”, lo que supone el riesgo de “no alcanzar el objetivo de una manera eficiente”.

“En la actualidad, nos centramos en la transición energética como un cambio en combustibles, de hidrocarburos a renovables, y tecnologías, desde motores internos de combustión a coches eléctricos. Este arriesgado enfoque excluye otros tipos relevantes de transiciones energéticas”, ha defendido.

Entre ellas, ha citado un cambio “acelerado” del carbón al gas natural, de la producción eléctrica centralizada a la centralizada, de construir nuevas centrales eléctricas a emplear técnicas más eficientes o desde la pobreza energética hacia la disponibilidad energética global.

Además, Brufau ha subrayado que la eficiencia energética es la medida que reduce emisiones “de una forma más directa”, con “mayor relevancia y un menor coste”. Por eso, ha calificado como una “excelente noticia” el hecho de que Eurostat haya introducido una mayor flexibilidad en las reglas de contabilidad para poder invertir en eficiencia energética en los edificios públicos.

DIPLOMACIA ENERGÉTICA

El presidente de Repsol ha destacado que uno de los temas centrales de la jornada es el papel de la diplomacia energética en el escenario geopolítico de la actualidad. “No debemos olvidar el importante papel de la energía como una moneda de negociación en las relaciones internacionales y en el entorno geopolítico”, ha propuesto.

Por ello, ha afirmado que la UE “no debe actuar de una forma improvisada”, sino “con un enfoque sólido, consensuado y efectivo”. “La importancia de la estrategia europea en diplomacia energética es incuestionable”, ha opinado.

Así, ha destacado que el comercio de flujos energéticos seguirá siendo una “parte básica” de las relaciones del bloque comunitario con países vecinos, como Argelia o Libia, al mismo tiempo que ha subrayado que la energía “es parte de la solución de los problemas a los que se pueden enfrentar”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × uno =