Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Comisión Europea anda últimamente con la mosca detrás de la oreja con el Gobierno. Una de sus preocupaciones es la normativa de autoconsumo. No entiende como en un país como España, habiendo una normativa desde octubre de 2015, el autoconsumo no arranca.

El departamento de Energía de Bruselas se ha puesto en contacto con el Ministerio de Energía español para pedirle explicaciones al respecto. Según una carta a la que ha tenido acceso El Periódico de la Energía, la Comisión Europea está disconforme con la normativa española de autoconsumo, o al menos en una parte.

Bruselas ve varios puntos que son contrarios al derecho comunitario. Se refiere el Ejecutivo europeo a los procedimientos administrativos por los que tiene que pasar un usuario para poder autoconsumir en España, sobre todo, si es en el hogar.

“En cuanto al procedimiento administrativo que el autoconsumidor debe seguir, la Comisión considera que, para aquellos autoconsumidores que no vayan a verter energía a la red, el procedimiento previsto en el Real Decreto podría ser contrario a lo establecido en este artículo 13.1 de la Directiva de energía renovable y el artículo 7.3 de la Directiva de mercado interior de la electricidad”, dice Paula Abreu Marques, jefa de Energías Renovables en la Dirección General de Energía de la Comisión Europea en una carta de respuesta al Bufete Holtrop que asesora a la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, una organización que denunció la normativa de autoconsumo a Bruselas.

En su demanda, explicaron a las instancias europeas que existían muchas trabas para el desarrollo del autoconsumo en España. Algo que ahora Bruselas ha detectado y ya está trabajando para que eso no continúe.

“La Comisión ha iniciado contactos con las autoridades españolas con el fin de aclarar los motivos por los que se introdujo este procedimiento”, asegura la funcionaria europea en la carta.

Bruselas pretende acordar una mejora de los procedimientos administrativos. La Directiva de Renovables en su artículo 13.1, invita a simplificar mucho más los trámites de lo que realmente se pide en la normativa española. “Se instauren procedimientos de autorización simplificados y menos onerosos, incluida la simple notificación si está permitida en el marco regulador aplicable, para los proyectos de menor envergadura y para los equipos descentralizados para la producción de energía procedente de fuentes renovables, si procede”.

Para poder conectar en España una instalación de autoconsumo, se necesita tener el permiso de demasiados agentes. Sin ir más lejos, hay que solicitar un doble permiso de conexión a la distribuidora. Primero con la memoria de diseño, que ya cuesta un dinero, y después con el contrato técnico de acceso.

Luego que donde se coloca el contador, que quien lo hace, si la distribuidora, el productor, en definitiva, querer poner una instalación de autoconsumo en España puede llevarte varios meses, algo inaudito en Europa, donde la simple notificación es suficiente para conectarte a la red.

Nuevos cambios

Fuentes del Gobierno han asegurado en más de una ocasión que está preparando cambios en el Real Decreto de Autoconsumo que vendrán a simplificar estos procedimientos administrativos, de tal manera que sea mucho más ágil el poder conectarse a la red por parte de los autoconsumidores de menos de 10 kW.

Se lleva oyendo eso varios meses, y todavía no llega. ¿Accederá el Gobierno a las peticiones de Bruselas?

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

2 Comentarios

Dejar respuesta

cuatro − dos =