Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Comisión Europea tendrá que pronunciarse sobre los windfall profits o beneficios caídos del cielo que supuestamente están cobrando las compañías eléctricas a través de sus centrales nucleares.

El eurodiputado español Ernest Urtasun (Los Verdes-ICV) ha enviado una pregunta por escrito a la Comisión Europea en la que le pide se pronuncie sobre los beneficios caídos del cielo y si los aprueba como ayudas públicas de Estado a las eléctricas.

Concretamente, esta es la pregunta:

“En 2014, la Comisión concluyó su procedimiento de investigación formal por ayudas de estado ilegales al Reino Unido por el caso de la central nuclear  Hinkley Point con la conclusión de que la adopción de nuevas mediadas hacía compatible con el derecho de la UE. La reforma del sistema de pago de la central realizada por el Reino Unido del marco legal de financiación de la central, después de la intervención de la Comisión, establecía que tan pronto como los beneficios generados superaran los estimados, estos excedentes debían ser compartidos con todos los consumidores británicos. En el caso español, el sistema de pago de las centrales productoras de electricidad no prevé ningún mecanismo como el introducido en el caso de Hinkley Point después de la intervención de la Comisión.

¿Considera la Comisión que como norma general en el caso de ayudas públicas a centrales eléctricas los beneficios generados por encima de los esperados deberían ser retornados al conjunto de los consumidores?

¿Está al corriente de los beneficios caídos del cielo a las eléctricas españolas?”.

Urtasun le recuerda a Bruselas que la nueva central de Hinkley Point no podrá cobrar más ayudas a partir de que sea amortizada, algo que supuestamente se les acusa a las eléctricas españolas de hacerlo con las centrales nucleares (y también las hidráulicas) que podrían estar ya amortizadas desde hace varios años. Y más, teniendo en cuenta el cobro de los famosos CTC por parte de las nucleares.

La respuesta la tendrá que dar la comisaria Vestager, de Competencia, encargada de los asuntos de Ayudas de Estado. Dependiendo de las preguntas que tengan sobre la mesa de parte de los eurodiputados, la contestación podría tardar más o menos, pero se prevé que hasta dentro de dos meses no se conozca.

Será cuando el eurodiputado Urtasun reciba, también por carta, la respuesta de la Comisión.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × 1 =