Calentar los hogares con aerotermia es un 25% más barato que con gas natural y un 50% que con gasóleo

2
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los sistemas de calefacción por aerotermia son capaces de calentar los hogares, como mínimo, un 25% más barato que el gas natural. Su precio es un 50% inferior, si se compara con los costes de calentar las viviendas con calderas de gasóleo.

Así, lo confirma un informe de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado realizado tras analizar y comparar las tres opciones en instalaciones reales. Estos incluyen informes sobre viviendas unifamiliares, comunidades y bloques de pisos en diversas zonas geográficas de España, donde las necesidades de calefacción son muy diversas.

Según el estudio realizado por Toshiba, y tomando como referencia una zona climática con inviernos fríos, el coste de la calefacción por m2 y año con aerotermia oscilaría entre 3,6 y 3,9 euros. En el caso de las calderas de condensación (gas natural) el coste sería de 5 euros por m2/año y para las de gasóleo oscilaría entre los 7 y 9, dependiendo de si los equipos son de última generación o más antiguos.

Tomando como ejemplo una vivienda unifamiliar de 180 metros cuadrados (situada en Zalla, Vizcaya), la calefacción por aerotermia consumiría al año 6.667 KWh, lo que supondría un coste anual de 687 euros, en el que se incluyen los costes fijos de la factura eléctrica con una tarifa de discriminación horaria. La misma vivienda, con una caldera de condensación de gas, consumiría anualmente 20.747 KWh, con un coste de 937 euros anuales (tras gastar 2.300 m3 de gas). Mientras, una caldera de gasóleo consumiría entre 2.154 y 2.619 litros de combustible para generar entre 21.930 y 26.677 KWh, con un coste que oscilaría entre 1.293 y 1.572 euros.

A los costes de calefacción se añaden los costes de mantenimiento y propiedad. En el caso de la aerotermia son prácticamente nulos y de extrema sencillez. Por su parte, las calderas de gas y gasóleo necesitan revisiones periódicas que sólo pueden realizar personal cualificado, lo que al año supone costes añadidos.

En cuanto a los precios de adquisición, Toshiba recuerda que al comprar un sistema de calefacción por aerotermia se adquiere un e quipo con hasta tres funciones distintas, calefacción en invierno, refrigeración en verano y agua caliente todo el año. Si lo elegimos sólo para climatización obtenemos calefacción y aire acondicionado todo en uno.

“Los fabricantes de sistemas de calefacción por gas y gasóleo ya han conseguido obtener de estos combustibles el máximo posible de su poder calorífico, no tienen ya margen de mejora. No es posible generar más energía con la misma cantidad de combustible. Por el contrario, la eficiencia de la aerotermia todavía no tiene techo, es parte de una revolución en tecnologías químicas derefrigerantes, mecánicas con nuevos materiales y electrónicas de control que ha conseguido bombas de calor eficientes desde 25ºC bajo cero a 46ºC sobre cero adaptándose a cualquier climatología y pudiendo dar una respuesta a los usuarios y empresas en cualquier punto donde haya una conexión eléctrica. Más limpio, más seguro y mucho más cómodo”, apunta Carlos Gómez-Caño, director general de Toshiba Calefacción & Aire Acondicionado.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

2 Comentarios

  1. Respecto a la afirmación “consumiría al año 6.667 KWh, lo que supondría un coste anual de 687 euros, en el que se incluyen los costes fijos de la factura eléctrica con una tarifa de discriminación horaria”:
    i) ¿sólo se podrá calentar la casa de 22 a 12h (tarifa valle)?, porque salen 0,1087 €/kWh, que, impuestos incluídos, es más o menos el precio del kWh en horario valle.
    ii) en relación a la estimación anterior, no parece que estén incluídos los costes fijos (potencia contratada) que a un mínimo de 5,75 kW (que ni siquiera sé si da para calentar una casa de 180 m^2), serían ya más de 300 €/año.

  2. Esta noticia no se sostiene al mínimo análisis que se haga.
    Primero, porque el uso de calefacción es diurno, no nocturno. Por lo que las tarifas de discriminación horaria no aplican mayoritariamente.
    Segundo, porque la calefacción “por aerotermia” (los aires acondicionados inverter de toda la vida) no ofrece ninguna inercia térmica, al contrario que los radiadores o sistemas de suelo radiante, que siguen calientes después de apagarse durante un rato.
    Tercero, porque el precio de la electricidad en 2016 ha sido en promedio muy bajo, pero es imprevisible y no se deberían hacer cálculos ni afirmaciones a futuro con esos precios.
    Y cuarto, porque el hecho de forzar aire para cambiar una temperatura, como ya hacemos con el aire acondicionado, resulta incómodo y artificial a los sentidos, además de provocar muchas veces pequeños resfriados o sequedad en la garganta. Dejo esta razón para el final por ser la menos objetiva de todas.
    Deberíamos ir a por sistemas de calefacción que usen recursos naturales renovables, que no dependan ni del gobierno de turno, ni de países terceros. Y ya que estamos, a través de sistemas que resulten agradables para el usuario (¡que levante la mano al que no le guste un sistema de suelo radiante!). Exploremos la geotermia.

Dejar respuesta

Nueve + Doce =