Científicos rusos descubren un combustible del que se extrae gas metano en los cráteres siberianos

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un grupo de científicos ha descubierto en las paredes de los cráteres siberianos fuego de hielo, combustible del cual se extrae gas metano, lo que podría constituir un elemento clave en el futuro de la energía gasística rusa.

Japón, Canadá y los Estados Unidos han gastado millones de dólares en proyectos de investigación para descubrir y utilizar las reservas mundiales de hidrato de metano, sobre todo teniendo en cuenta que las reservas de petróleo y carbón están en claro descenso. Pero ahora el descubrimiento del compuesto dentro de los cráteres de Siberia podría dar a Rusia la delantera en la carrera por dominar el mercado durante el próximo siglo, según relata en su edición digital de The Siberian Times.

Un grupo de científicos de Novosibirsk han realizado una expedición, promovida por el gigante energético Gazprom, para estudiar las fosas halladas recientemente en la zona de la Península de Yamal. Tras analizar los cráteres han descubierto en sus paredes altos niveles de este combustible fósil en el permafrost, capa de superficie permanentemente helada, del que se pueden extraer grandes cantidades de gas metano. Afirman, además, que en las mismas fosas podría haber un millón de veces más de hidrato de metano que en el gas común.

“El hidrato de metano puede ser una fuente de energía alternativa potencial en el momento en el que se agote el gas ‘tradicional'”, afirma Igor Yeltsov, subdirector del Instituto Trofirmuk de Petróleo, Gas, Geología y Geofísica.

Los elevados niveles de metano e hidrato de metano a profundidades de entre 50 y 70 metros, sugieren que la erupción que formó los cráteres pudo deberse a una explosión provocada por la acumulación de gas de esquito bajo tierra, como ya apuntaban científicos del Instituto de la Criósfera de la Academia de Ciencias de Rusia y del Centro de Investigación del Ártico.

Un número de extraños cráteres ha aparecido en Siberia durante los últimos años. El primero fue hallado en 2013 por los pilotos de un helicóptero a 20 millas de una planta de extracción de gas en Bovanenkovo. El segundo fue descubierto en la misma región del permafrost, en el norte de Rusia, y el tercero en la Península de Taymyr, al este, en la región de Kransoyark. Su aparición ha desconcertado a los científicos, que han llevado a cabo extensas pruebas incluyendo la toma de sondas de hielo, el muestreo de los niveles de gases y el análisis de las paredes del cráter

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × tres =