Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

En la conducción de un coche eléctrico no hay ni tubo de escape ni emisiones de CO2 pero ¿cuánto contamina la energía eléctrica que se ha utilizado para su recarga? Dependerá del mix eléctrico de cada país, del consumo de la batería de cada modelo, de las horas del día en las que se carga y, con la incorporación de las renovables, de las circunstancias meteorológicas de cada estación del año.

Por países, en Francia un coche eléctrico es 20 veces menos contaminante que el mismo modelo convencional, y ese coche eléctrico en Alemania será altamente contaminante, emitirá 13 veces más CO2 al recargarse en el país germano que en el vecino, pero no podrá competir con Noruega donde se genera casi toda la electricidad a partir de centrales hidroeléctricas alimentadas por ríos de montaña.

Comparativa entre la contaminación de un vehículo eléctrico y un convencional. Fuente Bloomberg.
Comparativa entre la contaminación de un vehículo eléctrico y un convencional. Fuente Bloomberg.

Al coche eléctrico alemán le supera en contaminación el de China, uno de los países donde la mayor parte de la energía proviene del carbón, y donde la recarga de su batería es tan solo un 15% más limpia que un coche de combustibles fósiles. Al menos con datos de 2016, porque el viraje hacia las renovables del gigante asiático es colosal, y las plantas de energía solar y eólica están produciendo cada vez más megavatios, por lo que pronto esa diferencia aumentará.

Pero además de comparar el mix eléctrico de cada país, también hay que comparar el factor de emisiones de CO2. Un coche eléctrico medio tiene un consumo de 15 kWh/100 km y un turismo diésel unos 5 l/100 km. En España, el factor de emisiones medio de los últimos cinco años es de 277,6 gCO2/kWh, y cada litro de gasóleo emite 2,6 kgCO2 a la atmósfera durante su combustión.

Consumo Emisiones Emisiones 100 km Emisiones por km
Coche eléctrico 15 kWh/100 km 277,6 gCO2/kWh 4,164 kg 41,64 g
Coche diésel 5 l/100 km 2,6 kgCO2/l 13 kg 130 g

Fuente: foroscocheelectrico.com

El coche eléctrico emite menos de la tercera parte de CO2 que el coche diésel. Estos datos cambiarán en el futuro ya que los fabricantes consideran cada vez más prioritario liderar la carrera por reducir las emisiones de CO2 de sus vehículos convencionales, buscando hacer motores más eficientes. Pero, los eléctricos les ganarán siempre la partida, ya que las previsiones señalan un aumento de la participación de las renovables en el conjunto del mix eléctrico de cada país.

Aunque siempre dependerá de las condiciones meteorológicas. Por ejemplo, según REE, en 2015 las renovables mantuvieron un papel destacado en la producción global de energía del sistema eléctrico peninsular, con el 36,9% del total, pero fue menor al de años anteriores, ya que hubo menos viento y menos lluvia, y en lo que va de 2016, también ha habido un descenso de la producción hidráulica y eólica debido a la escasez de agua y viento, lo que ha provocado el uso de las fuentes de energía más contaminantes como el carbón.

Aparte quedan las emisiones de otros tipos de gases como los NOx, las partículas sólidas… causantes de la polución de las ciudades y que el coche eléctrico no emite. Son gases muy difíciles de cuantificar, pero que se deben tener en cuenta.

En definitiva, según concluye McKerracher en Bloomberg New Energy Finance, “esencialmente, un mix de generación más limpio se adelanta a los motores de combustión interna en los próximos 25 años. El futuro es eléctrico”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciocho + Trece =