Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La fecha límite para la presentación de una oferta para la planta de 1 gigavatio (GW) de energía solar fotovoltaica en la provincia turca de Konya expiraba ayer y, de acuerdo a la información proporcionada por la Sociedad de Energía Solar Turca Solarbaba, se habían presentado cuatro solicitudes por parte de otros tantos consorcios.

El primero está integrado por Limak Yatirim, China Machinery Engineering Corporation y Hareon; el segundo está liderando por Acwa Power, y en el mismo participan Chint y Kibar Holding; el tercero es el formado por Çalık Enerji y SolarGiga, y el cuarto y último lo integran Kalyon Enerji y Hanwha QCells.

De estas joint ventures, Limak Yatirim, Kibar Holding, Çalik Enerji y Kalyon Enerji son empresas locales turcas. La mayor parte del resto son, como era de esperar, chinas, con las excepciones de Acwa Power, firma líder de Arabia Saudí y la coreana Hanwha QCells.

Las bases de licitación de la planta de Konya incluyen la fabricación local obligatoria de los módulos fotovoltaicos, células, wafers y lingotes. La fabricación local de los inversores también es obligatoria, pero no existe una definición clara de lo que se considera un inversor “local”, por lo que quizás la asamblea local por sí sola será suficiente para calificar la licitación.

Las bases obligan a plantearse una pregunta crucial: ¿por qué un inversor extranjero va a querer construir una fábrica local para cumplir con las normas de la licitación para la adjudicación de un proyecto de 1 GW si la inversión es cara y no hay un mercado interno fuerte de energía solar?

Turquía pretende instalar 5 GW de capacidad solar fotovoltaica hasta 2023. De momento ha instalado alrededor de 1 GW. ¿Querría una empresa china abordar un mercado solar al que ya puede acceder mediante la venta de sus módulos fabricados en China a un precio más competitivo?

Una posible respuesta a la pregunta anterior es que a los ofertantes chinos se les prometa también otros proyectos, no necesariamente en el sector de la energía solar fotovoltaica. Chint, por ejemplo, es un inversor líder en sistemas de transmisión, y China Machinary Engineering Corporation es una empresa de construcción e ingeniería. La mayoría de las empresas turcas locales también están presentes en varios sectores al  margen de la energía solar fotovoltaica.

Sin embargo, Ates Ugurel, fundador de Solarbaba, lo tiene muy claro y ha declarado que “resulta agradable ver nombres como Hanwha QCells, Chint y Acwa Power”. Y no es para menos.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

diecinueve − 17 =