Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El mercado solar de Estados Unidos suele registrar un gran aumento en el cuarto trimestre de cada año, ya que los desarrolladores se apresuran a terminar los proyectos -en particular los proyectos a gran escala- antes de que finalice el año por razones fiscales y financieras. Sin embargo, debido a las circunstancias particulares de este año 2016, el auge del mercado de fin de año se inició durante el tercer trimestre, el mejor de la historia por potencia instalada hasta la fecha.

De acuerdo con el último informe de GTM Research y la Asociación de Industrias de Energía Solar (SEIA), Estados Unidos instaló 4,1 GW-DC de energía solar fotovoltaica durante el tercer trimestre de 2016 o, lo que es lo mismo, 2 MW a la hora, en el que ha sido su mejor trimestre de la historia hasta la fecha. Esto se debió principalmente al auge en instalaciones de energía solar a escala comercial que tenían inicialmente previsto entrar en funcionamiento a finales de 2016, antes de que el crédito fiscal a la inversión del 30% se extendiera hasta 2020.

smi6416_figure1

La energía solar a gran escala representaba más de las tres cuartas partes de la nueva capacidad que entró en funcionamiento durante el trimestre, lo que se reflejó en los estados que han visto la mayor capacidad instalada. Utah partió de la nada para instalar 875 MW-DC, colocándose como el segundo estado después de California en términos de nuevas instalaciones durante el tercer trimestre, doblando su capacidad instalada en un solo trimestre. Texas también instaló 374 MW -más de lo que instaló durante todo el año 2015- convirtiéndose en el tercer mercado del trimestre.

El sector “no residencial”, que incluye instalaciones residenciales comerciales e industriales, registró una tasa de crecimiento más modesta del 15% sobre el mismo trimestre del año anterior, con un crecimiento de 375 MW-DC. Los autores del informe dicen que parte de este aumento se debe a proyectos de energía solar comunitaria que finalmente están comenzando a entrar en funcionamiento, y que suponían el 20% de este segmento.

Mientras tanto, las instalaciones solares residenciales crecieron sólo un 2% y, de hecho, disminuyeron respecto al trimestre anterior. Si bien este segmento todavía produce desarrollos de más de 500 MW-DC, el informe afirma que “los cambios en los ciclos de ventas en los mercados estatales maduros” como es el caso de California, así como los retos regulatorios y de tipos están haciendo que sea difícil que las instalaciones residenciales mantengan sus tasas de crecimiento anteriores.

A pesar de que los reguladores rara vez conceden todo lo que se les pide, las eléctricas han estado socavando la economía de la energía solar situada en el cliente –la solar residencial sobre todo- con una combinación de ataques a la medición neta y cambios en el diseño de tipos que obligan a los clientes a pagar más en cargos fijos , lo que significa que la medición neta ofrece menos valor.

Sin embargo, el mercado solar global de Estados Unidos todavía se mantiene fuerte, al menos para el futuro próximo. Los autores del informe esperan que otro 4,8 GW-DC de energía solar comenzarán a operar durante el cuarto trimestre, lo que significa que un total de 14,1 GW se habrán puesto en marcha durante todo el 2016.

Por otra parte, GTM Research describe un masivo desbordamiento de los proyectos en 2017, estimando que más de la mitad de la capacidad de las empresas, que estaba previsto que se completara a finales de 2016, se ha retrasado hasta el próximo año.

“Impulsado por una gran cartera de proyectos fotovoltaicos inicialmente adquiridos por la supuesta expiración del crédito fiscal a la inversión (ITC) en 2016, el tercer trimestre del año representa la primera fase de esta ola masiva de finalización de proyectos, una tendencia que continuará hasta bien entrado el primer semestre de 2017”, dijo el director asociado de energía solar para EEUU de GTM Research, Cory Honeyman.

Sin embargo, GTM Research, ha advertido de que el panorama se vuelve menos claro a partir de 2018. La compañía señala una desaceleración en la firma de contratos de energía, debido en parte a que las eléctricas ya han contratado energía solar para cumplir con los mandatos de energía renovable con varios años de antelación, a pesar de que los precios de los contratos actuales para la solar fotovoltaica a escala se mueven en un rango de 35 a 60 dólares por megavatio-hora.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cuatro × 4 =