Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Estados Unidos podría convertirse en un exportador neto de energía para el año 2026 si se mantiene la demanda del país tal y como está a día de hoy al igual que la producción, según ha reconocido en un informe la Administración de Información de Energía (EIA por sus sigas en inglés).

En su Annual Energy Outlook 2017, la EIA ve un aumento en las exportaciones de gas natural y en los productos derivados del petróleo, lo que mejorará balanza comercial del país y como consecuencia convertirá a Estados Unidos en un exportador neto de energía en 2026. Sería la primera vez que la nación lo podría conseguir desde 1953.

Como exportador neto, Estados Unidos no solo no importará petróleo, gas natural u otras fuentes de energía, sino que exportará más de estos productos de lo que recibirá de países extranjeros.

Sí, EEUU podrían ser por completo independiente energéticamente, incluso más aún, podría ser un exportador neto de energía.

El estudio de la EIA toma como referencia el escenario actual, que refleja las previsiones de precios del momento y las tendencias del mercado, así como las políticas planificadas a medio y largo plazo del gobierno norteamericano.

Esta conclusión se basa en las crecientes exportaciones de gas natural que desde ahora y en los próximos años se exportarán a través de oleoducto a México y más tarde por buques metaneros en forma de gas natural licuado a otros mercados extranjeros, según la EIA.

En este escenario, Estados Unidos seguirá siendo un importador neto de petróleo y productos derivados del petróleo, pero muy ligeramente, a lo largo de las próximas décadas hasta el 2040.

El único obstáculo para que esta progresión no pudiera darse lugar sería en gran medida por las mejoras o no de las tecnologías. Estados Unidos ha experimentado una revolución en la producción de petróleo y de gas gracias a la perforación horizontal o a la fracturación hidráulica (fracking), un método que implica el bombeo de agua, minerales y productos químicos en capas subterráneas de la tierra para extraer los combustibles fósiles libres de la roca de pizarra.

La EIA considera que Estados Unidos sigue siendo un exportador neto de carbón, pero no se prevé que aumenten las exportaciones del combustible fósil. En cambio, en países como la India, donde el consumo de carbón seguirá manteniéndose alto, habrá una mayor competencia para ampliar el negocio.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

4 × 1 =