Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El almacenamiento de energía es uno de los grandes retos del siglo XXI, tanto a pequeña como a gran escala, y en la carrera por encontrar una solución ‘buena, bonita y barata’ coexisten diferentes tecnologías como las baterías de litio, el hidrógeno, la acumulación por bombeo, el aire comprimido, el almacenamiento térmico, los supercondensadores o los volantes de inercia… pero todos ellos requieren de altas inversiones y por tanto sus costes son muy elevados.

Pero ¿y si se utilizara el recurso más abundante del planeta, el agua de mar? No solo sería asequible sino además ecológico. Eso es lo que debió pensar un grupo de científicos del Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan, en Corea del Sur, y ahora está trabajando en el desarrollo de una batería que utiliza solo agua y sal para producir y almacenar electricidad.

El sodio se convierte así en el principal elemento conductor de la batería, actuando de manera muy similar a cómo lo hace el litio en las baterías convencionales. Para recargarse de energía extrae los iones de sodio del agua de mar durante la carga y los almacena en el polo negativo de la batería (cátodo). Y para el camino contrario, el polo positivo (ánodo) libera el sodio y, al mezclarse con el agua y el oxígeno, produce una cantidad de energía considerable.

Gracias a esta nueva investigación, el almacenamiento de energía a gran escala podría ser posible, permitiendo a industrias y a comunidades de vecinos poder disponer de la electricidad cuando la necesitaran. También podría servir como generador de emergencia para buques de gran tamaño, por ejemplo.

Por el momento, el proyecto está en una fase experimental, pero el objetivo de los investigadores es primero lanzar en menos de un año una unidad de 10 kW, que podría servir para almacenar la energía necesaria para un hogar de cuatro personas, para después aventurarse en las pilas de 20 kW.

De conseguirlo, podría convertirse en una seria competencia de la extendida y popular tecnología de litio. Y es que el almacenamiento es la palabra mágica que facilitará el salto hacia la economía descarbonizada.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

17 − diecisiete =