Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un nuevo libro blanco publicado por los analistas de IHS Markit compara la red eléctrica con otros sistemas clave como el transporte y la infraestructura de datos. El informe concluye que el aumento de la cantidad de almacenamiento de electricidad disponible podría crear una red más flexible, eficiente y fiable, y ahorrar miles de millones de dólares cada año.

La consultora IHS Markit ha producido un informe en el que esboza la necesidad de incorporar el almacenamiento a la red eléctrica. El informe utiliza el desarrollo de otras redes, en particular la de datos, como un ejemplo de cómo se podría implementar de manera efectiva el almacenamiento.

Así como el almacenamiento, el informe destaca la infraestructura de las comunicaciones -que puede ser proporcionada por las tecnologías inteligentes – como clave para aumentar la eficiencia de la red y asegurar que la energía disponible se utiliza de una manera eficiente.

Utilizando Nueva York como ejemplo, IHS dice que el sistema actual, en el que los clientes pagan por la capacidad ociosa que sólo se requiere en las horas punta, está suponiendo un coste adicional de 2.000 millones de dólares cada año. “Esto significa que a escala mundial podrían ahorrase miles de millones cada año”, dice IHS.

La disminución de los costes de la tecnología de almacenamiento ha sido un factor clave para su adopción en las redes de datos, e IHS espera que ocurra otro tanto con las redes eléctricas. “La red de datos ha incorporado una cantidad significativa de almacenamiento para proporcionar flexibilidad y capacidad de recuperación”, dice el informe. “La tecnología de las baterías de ion-litio tiene un perfil de reducción de costes similar al almacenamiento de datos SSD, y permitirá a la red eléctrica incorporar múltiples horas de almacenamiento”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciseis − Nueve =