El Ayuntamiento de Madrid propone bajar a 70 km/h la circulación por la M-30 y las vías de acceso a la capital

0
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El borrador del Plan de Calidad del Aire y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid, presentado este miércoles en Medialab Prado, propone entre sus 30 iniciativas, rebajar la velocidad de la M-30 y de los accesos a la capital a 70 kilómetros por hora así como aumentar los espacios para los peatones en los barrios de la capital.

Así, el aumento de la peatonalización define “un nuevo modelo de espacio público ligado a la regeneración urbana en las áreas residenciales”. Para ello, en algunas zonas se limitará la velocidad a 30 kilómetros por hora, e irá acompañado de mejoras del espacio peatonal, “dotándolo de las dimensiones adecuadas”.

Entre las propuestas del borrador, está la de crear un gran Área de Prioridad Residencial (APR) en Centro, definida por las calles Alberto Aguilera, Carranza, Sagasta, Génova, Paseo de Recoletos, Paseo del Prado, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Ronda de Toledo, Gran Vía de San Francisco, Calle Bailén, cuesta de San Vicente y Princesa.

Estas medidas buscan “un reparto del espacio de aparcamiento en superficie exclusivamente para residentes y usos dotacionales, garantizando el acceso de los vehículos de no residentes a los aparcamientos de uso público en el interior del área”.

El borrador también plantea una revisión y ampliación de la red ciclista con nuevos carriles bici además de la “definición” y el “establecimiento” de una red de aparcamientos para bicicletas. También se pretende extender Bicimad a zonas de “gran demanda”.

Entre las propuestas de actuación sobre la red viaria, el borrador del Plan de Calidad del Aire recoge un incremento de las bonificaciones y penalizaciones del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) en función y de las emisiones del vehículo y se pretende establecer una diferenciación de zonas para el aparcamiento en superficie: el área interior de la M-30 y el área exterior.

Así, en el área interior se establecería una optimización de los tiempos de rotación y ratio de plazas para residentes y no residentes (verdes y azules). Por contra, en el área exterior se llevaría a cabo la implantación de un sistema de regulación de estacionamiento en los barrios que así lo demanden, “sin coste para los residentes y regulación mediante tarifa para los no residentes”.

Una de las medidas planteadas es la de establecer una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora para ‘calmar’ el tráfico en determinados barrios, unido a la mejora del espacio peatonal.

Del mismo modo, una de las propuestas del borrador es la constitución de una red de aparcamientos en al corona metropolitana, conectada por nodos de transporte público, que facilite la transferencia del vehículo privado al transporte colectivo.

2.000 AUTOBUSES ECO

El Consistorio madrileño propone la adquisición de autobuses de elevadas prestaciones medioambientales y sustitución progresiva de la flota actual, con el objetivo de alcanzar en 2020 una flota de 2.000 autobuses en uso con categoría ECO o superior.

En este sentido, se quiere conseguir la “eliminación gradual” de la utilización de vehículos diesel en el servicio de autotaxi. Para ello se establecerán subvenciones para sus sustitución por vehículos Cero emisiones o ECO.

Respecto a la tecnología de los vehículos, el borrador contempla las restricciones de entrada al Área Central en función de la tecnología de los vehículos y horarios extendidos para los vehículos menos contaminantes dedicados a la distribución urbana de mercancías.

Además, las flotas adscritas a contratos de servicios y las flotas gestionadas directamente por las áreas municipales (renting o propiedad) se renovarán para alcanzar un 75 por ciento de la vehículos con carga inferior a 3.500 kilogramos con categoría Cero o ECO en 2.020, y aumentar este porcentaje hasta el 90 por ciento en 2.030.

Los vehículos con carga máxima autorizada de 3.500 kilogramos se pretende un 60 por ciento de la flota con categoría o ECO en 2.020 y un 80 por ciento para el 2.030.

Todo ello junto al desarrollo de una red de recarga rápida y semirrápida, de acceso público, que dé cobertura a la ciudad y dote de una infraestructura de recarga de oportunidad en aparcamientos de rotación.

REGENERACIÓN URBANA

Entre las medidas destinadas a la regeneración urbana, el borrador del Plan recoge la rehabilitación y mejora de los edificios de vivienda y el fomento de la sustitución de combustibles de calefacción contaminantes (carbón y gasóleo) y control del uso de la biomasa.

En esta línea, destaca la inciativa de establecer un plan de desarrollo de energía fotovoltaica y un programa de edificios de consumo casi nulo-energía positiva así como la posibilidad de elaborar una serie de instrucciones específicas de obligado cumplimiento en los procesos de contratación con criterios que determinarán el comportamiento ambiental de las empresas concesionarias de servicios municipales.

También se propone el incremento de la recuperación de materiales mediante una nueva línea de recuperación de envases y una mejora del rendimiento de la Planta de Tratamiento de Biogás (PTB) para incrementar la producción de biometano y su inyección en la red de distribución de Gas Natural.

El programa ‘Madrid + Natural’ pretende adaptar la ciudad a los efectos del cambio climático implementado soluciones basadas en la naturaleza mediantes “intervenciones urbanas”.

PROCESO PARTICIPATIVO

Para lograr la máxima participación y consenso, el Área de Medio Ambiente y Movilidad presentará las líneas generales del Plan al Consejo Coordinador de los Distritos y va a iniciar el diálogo con los barrios, a través de un cuestionario que estará en la web municipal de la Calidad del Aire.

También se han previsto una serie de encuentros con otras administraciones, instituciones académicas, asociaciones y colectivos sociales y gremiales, sindicatos, organizaciones empresariales y grupos políticos con el objetivo de “explicar los objetivos y propuestas del Plan y recoger todas las sugerencias y mejoras posibles”.

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha asegurado que el Plan pretende “preservar la salud pública colectiva” ya que “la población lleva años expuesta a niveles de contaminación no permitidos ni por la Unión Europea ni por la OMS”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciocho + 19 =