Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El coste de la gestión de los residuos nucleares y combustible gastado será de casi 17.400 millones de euros en 2050. Así lo recoge el informe Energía 2017 del Foro de la Industria Nuclear en el que cita datos de Enresa de este mes de junio, la empresa pública que se encarga de esa gestión.

Se trata de una cifra que solo contabiliza desde el 2010 aunque no pone fecha límite. Según el informe, desde 2010 hasta 2016 el coste de la gestión de los residuos nucleares en España ha sido de 1.326 millones de euros.

Solo para este año 2017 está previsto que el coste de esa gestión se eleve hasta casi los 300 millones de euros. Además, está presupuestado que para los siguientes cuatro ejercicios, de 2018 a 2021 inclusive, el presupuesto destinado a esta gestión de la basura nuclear sea de otros 1.525 millones.

Según los cálculos de Enresa, el coste de la gestión será aún mayor en los próximos años. Así, desde 2022 hacia adelante (¿2050?) la partida de gastos por los residuos nucleares asciende a 14.247 millones de euros, a unos 500 millones por año si es hasta 2050, 200 millones más que en 2017. Y si es hasta 2070, la cifra sería la misma cada uno de los ejercicios, 296 millones de euros.

coste-de-residuos

En total, desde 2010, el coste de los residuos nucleares ascenderá a 17.397 millones de euros. De esta cantidad, aproximadamente la mitad, unos 8.700 millones se destinarán para gestionar el combustible gastado y los residuos de alta actividad.

La segunda partida más importante es la dedicada a clausura, donde se destinarán 4.175 millones, mientras que algo más de 2.500 millones serán para gestionar los residuos de media, baja o muy baja radiactividad.

El VI Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR) contemplaba que la gestión de los residuos producidos desde el año 1985 hasta el 2070 se eleva a unos 13.000 millones de euros.

almacen-de-residuos-nucleares

Once años más tarde de la aprobación de ese plan, el coste de la gestión de los residuos se ha incrementado un 33%. Y España sigue esperando la aprobación del nuevo plan.

Las centrales nucleares, que son las que en mayor parte generan el combustible gastado y los residuos nucleares, están con la capacidad de sus instalaciones de almacenamiento prácticamente a rebosar.

Según el informe, la ocupación de esas instalaciones está al 88%. La que está totalmente ocupada es el almacén temporal individual José Cabrera. Le seguiría la piscina de Garoña cubierta hasta el 96% de su capacidad.

Solo se salvan el ATI de la central nuclear de Trillo que está al 40% y el ATI de Ascó que está al 34%. El resto ronda el 90%. Con estos datos, urge una cosa de dos. O se aprueba ya un almacén como el ATC o se construyen más ATI en el resto de centrales.

Al tener la capacidad de las instalaciones bastante ocupada, España está tirando de los recursos de la vecina Francia para gestionar estos residuos, algo que está costando más de lo debido a las arcas españolas. Es el caso de la central nuclear de Vandellós I que está cerrada.

Así, España tendrá que pagar 77.000 euros diarios a Francia al menos hasta 2020 por gestionar los residuos de esa central. Como no hay ATC ni en Villar de Cañas ni en ningún otro lado, el coste se dispara solo por trasladar esos residuos hasta Francia.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

16 − uno =