Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Los eclipse solares siempren han despertado la curiosidad y hasta hace no tanto tiempo temor, pero son bastante frecuentes, se producen casi todos los años, aunque en diferentes puntos del planeta. Durante unos minutos supone la bajada radical de la luminosidad y la temperatura, tanto que en ocasiones puede llegar a ser de hasta siete u ocho grados, pero ¿cómo afecta este fenómeno a la producción fotovoltaica?

Como en esta ocasión su paso por España será meramente circunstancial, apenas se notará en la generación eléctrica. No solo porque tendremos que conformarnos con un eclipse parcial, y no en todo el territorio, (no será visible en el este del país: Cataluña, la Comunidad Valenciana, Murcia y menos aún en las Islas Baleares), sino porque será justo minutos antes del ocaso.

Según los expertos, donde mejor se podrá observar es en las Islas Canarias, donde la Luna cubrirá alrededor del 40% del Sol, y en Galicia, especialmente en la zona de Vigo, que alcanzará el 14%, y la franja dibujada hasta Madrid, donde la Luna tapará el 9% del Sol. Entre las 20:44 y las 21:06 hora peninsular se producirá el eclipse pero tan solo se podrá ver una muesca ligera.

Justo antes de anochecer la aportación fotovoltaica al mix eléctrico es muy pequeña. Con datos de REE de esta semana pasada de agosto, de los más o menos 3.000 MW que la energía solar inyecta a la red en el pico máximo entorno a las 14 horas, va descendiendo hasta las nueve de la noche que es cuando termina su aportación eléctrica, rondando los 100 MW en el mejor de los casos, por lo que una disminución del 14% o menos apenas afectará al mix.

“Para hoy lunes, REE prevé de 20 horas a 21 horas 7MWh menos que ayer, lo cual no quiere decir nada absolutamente y esa diferencia podría darse de un día para otro sin que haya eclipse”, explica Francisco Valverde, analista y experto del sector eléctrico, “y si le sumas la poca potencia fotovoltaica instalada que hay en España, no es nada significativo”. Coincide con otros expertos del sector que añaden que “no implicará ningún tipo de problemática desde el punto de vista de la generación eléctrica” porque el mix eléctrico español es muy equilibrado y diversificado, y la seguridad del suministro llega al 99,99%.

Sin embargo, en EEUU las salas de control de las compañías eléctricas están tomando ya medidas para enfrentarse a la falta de electricidad del sol porque en este país se espera que desaparezcan miles de megavatios de energía solar a medida que los cielos se oscurezcan.

En California, el operador de red ya ha avisado a las centrales eléctricas de gas natural y las hidroeléctricas para que aumenten su generación y se pueda cubrir esa caída. PJM Interconnection, la red que abarca desde Illinois hasta Nueva Jersey, espera que se pierdan hasta 2.500 MW de energía solar .

Estos planes de contingencia reflejan la expansión de la fotovoltaica en EEUU desde 1979, si se compara con esa última vez que un eclipse solar total visitó el país. El aumento ha sido especialmente extraordinario en California, que pretende conseguir en 2030 que el 50% de su generación eléctrica sea renovable, como parte de su lucha por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

California se encuentra al sur de la “ruta del eclipse total”, donde el día se convertirá brevemente en noche, pero aún así más de la mitad de su luz solar se oscurecerá entre las 9:00 y el mediodía, según ha anunciado el Operador Independiente del Sistema de California (ISO). A medida que los sistemas fotovoltaicos y los paneles solares de las azoteas vayan dejando de generar electricidad, el operador de la red de California deberá cubrir hasta 6.000 MW, energía suficiente para abastecer a 6 millones de hogares.

Fuente: FT.com
Fuente: FT.com

California es el estado norteamericano líder a nivel nacional en la adopción y penetración de energía renovable, ha añadido alrededor de 2.000 MW de generación solar anualmente en los últimos cuatro años, su capacidad solar instalada es casi de 10.000 MW y ya abastecen entre el 30 y el 40% de la demanda, por lo que la incidencia del eclipse solar es mayor que en otros estados pese a que el eclipse allí no es total.

La Comisión Eléctrica de California estudiará el comportamiento de la red y las consecuencias del eclipse. La agencia ha invitado a los ciudadanos a que se comprometan a desenchufar tostadoras y cargadores de teléfono para disminuir la necesidad de energía de combustible fósil durante el déficit solar. Ha lanzado un mensaje que pide compromiso, “unéte al movimiento de californianos que están tomando medidas durante el eclipse para darle al sol un descanso, ahorrando energía y reduciendo las emisiones de GEI”, dicen en su web.

En ausencia de almacenamiento de electricidad a precios asequibles, solo queda usar gas e hidroeléctrica como fuentes de energía de respaldo, lo que pone de relieve la dependencia de una cartera poco diversificada de fuentes de energía.

Otro que seguriá los pasos de California es Carolina del Norte, segundo en el ranking con más capacidad instalada fotovoltaica de EEUU. Cerca de 2.000 MW dejarán de producirse al paso del eclipse solar.

Fuente: FT.com
Fuente: FT.com

En el resto del país las únicas consecuencias serán negativas para el clima. Las emisiones de CO2 aumentarán exponencialmente ya que las autoridades esperan que aumenten los trayectos por carretera de millones de entusiastas del eclipse hacia cualquier punto donde se observe el eclipse total, en cualquiera de los 14 estados que van de Oregon a Carolina del Sur.

Sin embargo, de cómo se gestione el suministro eléctrico, de las consecuencias del eclipse y del comportamiento de la población, nuestro país puede sacar una buena enseñanza que le sirva para enfrentarse a su próximo eclipse total: en la tarde del 12 de agosto del 2026. Aún quedan nueve años, pero para esas alturas la producción fotovoltaica será mucho mayor a la de hoy en día.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

tres × cinco =