Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La victoria de Donald Trump ha hecho bailar a los mercados. Del shock inicial que tiñó de rojo las principales bolsas de todos los continentes se pasó a una mayor estabilidad, sobre todo cuando abrió Wall Street e impulsó a los mercados europeos a terminar en positivo, excepto el selectivo español que cayó un 0,4%.

Muy diferente es lo que han vivido los valores de las principales energéticas del mundo. Las previsiones se han cumplido. El electorado estadounidense ha favorecido a los combustibles fósiles y ha castigado a las renovables.

En el caso de las empresas españoles, especialmente por sus vinculaciones con México pero en general con toda Latinoamérica, la mayoría ha terminado en una mala situación. El mayor castigo se lo ha llevado Gamesa (-4,22%), en línea con unas perspectivas negativas para las compañías solares y eólicas, seguida de Iberdrola, con un descenso del 2,05% y Acciona, con un -1,34%.

De las eléctricas Endesa también sufrió, con una caída del 1,24%, y Gas Natural ligeramente, con un 0,50%.

En el lado de los ganadores, Repsol subió un ligero 0,92% al igual que Técnicas Reunidas, con un 0,40%, pero sobre todo ArcelorMittal, que se disparó un 10,46%, o Acerinox y ACS, que subieron más de un 5%. Las tres se benefician de unas buenas expectativas para el sector industrial.

Mercados internacionales

La derrota de Hillary Clinton con su legado Obama han arrastrado a las grandes empresas eólicas y fotovoltaicas. No hay duda. Vestas lideró las caídas con un 8,51%, aunque habría que descontar sus malas previsiones, seguida de Nordex con un fuerte descenso del 8,17%.

En el caso de las fotovoltaicas, las consecuencias fueron similares. La gran perdedora fue Canadian Solar, con un descenso del 13,49%, seguida de Jinko Solar (-8,44%), JA Solar(-4,97%) y Trina Solar (-2,29%). En el mercado estadounidense, SunPower Corp perdió un 3,18% y Tesla Motors un 2,5%.

También han sufrido las eléctricas europeas que tienen inversiones en renovables e intereses en Latinoamérica. Es el caso de la italiana Enel, que cayó un 2,38% al cierre del mercado, por su presencia en México, seguida de E.On con una ligera caída del 0,22%.

Quienes no han perdido han sido las petroleras, aunque sus beneficios no han sido muy suculentos. Por ejemplo, ExxonMobil ganó un 1,10%, Shell 0,90% y Total 0,67%. BP y Galp terminaron en rojo, un 0,47% y 0,42% respectivamente.

La elección de Trump ha dado vida a una industria ahogada en deudas y con la peor caída de los precios en décadas. Y no solo es el petróleo. El magnate del carbón Robert Murray celebró la victoria con toda la razón, los bonos de su compañía, Murray Energy Corp., subieron a su máximo en 16 meses.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Doce + 6 =