Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La compañía estadounidense líder en fotovoltaica First Solar está en pleno proceso de reestructuración de sus operaciones, y aunque pueda parecer que está viviendo horas bajas, algunos expertos creen que el fabricante de paneles solares podría resurgir de entre sus cenizas, porque asegura haber descubierto una manera de defenderse de los competidores de bajo coste.

Y ya se ha puesto a ello. Ha anunciado que eliminará sus modelos actuales de paneles solares, acelerar el desarrollo de su Serie 6 y abandonar el modelo intermedio. Y es que considera que la serie más eficiente es la Serie 6, que entrará en producción en 2018, lo que ayudaría a la compañía a competir en un mercado con los precios de los paneles solares por los suelos.

Pero esto tiene una contrapartida negativa. La medida también obligará a despedir a más de una cuarta parte de su fuerza laboral y a gastarse entre 500 y 700 millones de dólares en adaptarse a la nueva situación. Pese a ello, la compañía espera recuperar la pérdida de 2 a 4 dólares del valor de sus acciones que ha sufrido en 2016 y remontar las ventas en 2017.

El grueso de la actividad de First Solar se centra en las grandes instalaciones solares además de los paquetes integrales para hogares y pymes. Los precios de los grandes sistemas fotovoltaicos cayeron un 12% en 2015 respecto al año anterior, hasta los 30 centavos de dólar por vatio, según el Departamento de Energía del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley.

Esta caída radical de los precios son un desafío para las compañías del sector, como First Solar, que deben reducir los costes a fin de mantener la rentabilidad e invertir en el futuro.

Las previsiones se presentan muy exigentes. De hecho, Guggenheim Securities estima que los precios de venta de los Módulos S6 caerán un 25% hasta los 33 centavos de dólar por vatio, pero el coste de producción se reducirá un 40% a 21 centavos de dólar por vatio.

Para poder sobrevivir, First Solar ha operado de manera rentable, a diferencia de muchos de sus competidores, según confirma Joseph Osha, el experto en energía alternativa de JMP Securities. Su reestructuración es posible, y su recuperación podría colocarle nuevamente en una posición líder en la industria por concentrarse durante un año para poner después un producto más competitivo en costes en el mercado.

Pero no todo es tan fácil. Osha también advierte que su estrategia dependerá mucho de si los bancos chinos y las decisiones en regulación de los gobiernos locales permitirán mantenerse a flote a los fabricantes de paneles solares. Los bajos costes de los fabricantes chinos han sido fundamentales para reducir los precios, tanto es así que se han enfrentado a acusaciones de dumping, por haber subvencionado los paneles en los mercados extranjeros.

Aún así, la concentración del sector de fabricantes fotovoltaicos es cada vez mayor. En Alemania de 32.000 empelos que había en 2008 cayeron a los 11.000 en 2013. Y el número de fabricantes fotovoltaicas chinas cayó de 300 a menos de 100 en tan solo cinco años. Y por si fuera poco, la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump ha añadido más incertidumbre a un sector que se presenta prometedor para las próximas décadas.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Once + diecinueve =