Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo tiene intención de llevar al Consejo de Ministros del próximo día 12 de febrero el borrador de Real Decreto que transpone la Directiva de Eficiencia Energética para su aprobación e inmediata publicación en el BOE, según cuenta la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Dos años ha tardado el Gobierno desde que presentara el primer borrador del Real Decreto. Tenía de plazo hasta junio de ese año para aprobarlo y transponer la directiva, aunque fuese de forma parcial. Pero nada, ni caso. La eficiencia energética es el patito feo del Ministerio de Industria, o como diría algún malpensado, es el patito feo de las compañías eléctricas y gasistas que no quieren ver reducido el consumo energético. Es su negocio. Normal.

El Gobierno español estaba incumpliendo su obligación de trasponer la Directiva Europea de Eficiencia Energética (Directiva 2012/27/UE), la cual establecía como fecha límite para esta transposición la del mes de junio de 2014.

Este incumplimiento había provocado de hecho el inicio de un expediente sancionador por parte de la Comisión Europea contra España en el mes de octubre pasado. Le daba de plazo dos meses para transponer la directiva. Pero nada.

El Ministerio y la Comisión Europea han estado comunicándose los últimos meses para negociar de alguna manera el texto definitivo. Pero ante la amenaza de una demanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, el Gobierno se ha visto en la obligación de sacar adelante como sea el borrador. Da la sensación de que si fuera por el Ministerio de Industria no se hubiese transpuesto la directiva de eficiencia.


 

Según el IDAE, el ahorro que se puede conseguir con estas medidas podría alcanzar el 30%


 

Con el envío del texto de real decreto al Consejo de Ministros el ministerio de Industria, Energía y Turismo “parece querer frenar este expediente sancionador”, afirma la OCU. Sin embargo, desde la organización de consumidores se denuncia que desaparecen de la normativa los artículos que transponían las previsiones de la directiva comunitaria en materia de individualización y control de los consumos energéticos en comunidades de vecinos.

Es decir, el artículo 14 sobre la contabilización de consumos individualizados en las instalaciones de calefacción o refrigeración centralizadas. El Gobierno ha retirado en el último momento esta obligatoriedad. ¿Por qué?

Desoye al IDAE, a la CNMC y al Consejo de Estado

Según el IDAE (que pertenece al propio Ministerio), el ahorro potencial que se obtiene por la introducción de la medición individual de consumos en una instalación de calefacción central en un edificio de viviendas puede ser importante. Si al radiador se le complementa, a su vez, con regulación de válvulas termostáticas u otro equivalente, el ahorro puede ser, según estudios realizados, del orden del 30%.

Además, el propio IDAE ya lleva un tiempo dando ayudas para favorecer el ahorro energético en los edificios a través del Programa Pareer-Crece.

Un estudio en Alemania sobre más de tres millones de viviendas asegura que “ninguna medida de ahorro de las estudiadas es tan rentable como la medición individual de los consumos de calefacción”. 

La eficiencia energética es el patito feo del Gobierno.
La eficiencia energética es el patito feo del Gobierno.

Es por ello, que la CNMC valoró positivamente que se llevara a cabo esta medida. “Se valora positivamente la inclusión de la obligación de contabilización de consumos individualizados en las instalaciones centralizadas de calefacción o refrigeración; se trata además, de una de las medidas contempladas en la Directiva europea para el incremento de la eficiencia en el sector residencial (artículo 9.3)”, dice el informe de la CNMC sobre el decreto que transpone la Directiva de Eficiencia Energética.

Los objetivos principales de esta directiva son ayudar en la reducción de un 20% del consumo de energía de la Unión Europea en el año 2020, el fomento de las energías renovables y el aumento de la eficiencia energética en los sectores terciario y residencial, el transporte y en la industria.

Por ello, la OCU no entiende que precisamente se eliminen aquellas medidas que mejor pueden contribuir a uno de esos objetivos como es el del incremento de la eficiencia energética en el sector residencial.

No se puede olvidar que estas medidas que ahora desaparecen del borrador conllevarían un ahorro importante para los consumidores, del 30% según el IDAE, “además de racionalizar el consumo de calefacción en un país donde el gasto energético de las familias por este concepto es elevado”, critica la organización.

Además de ello, con la instalación de sistemas de contabilización individuales y sistemas de control, como son las válvulas termostáticas, cada hogar podría contar con información sobre su consumo en calefacción incluso por estancias de cada vivienda, otorgándoles así capacidad para tomar decisiones.

Es por ello que la OCU exige al Gobierno que cumpla con sus compromisos y que transponga la totalidad de la directiva, sin eliminar disposiciones que sí estaban incluidas en los borradores anteriormente estudiados por el Consejo de Ministros y que contaban con los informes favorables de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y del Consejo de Estado.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedintumblrmail

3 Comentarios

  1. […] El Gobierno aprueba tarde y mal el decreto que transpone la Directiva de Eficiencia Energética: Deja fuera aspectos importantes que favorecen a las eléctricas, y además, lo aprueba estando como gobierno en funciones (ya que no lo ha hecho antes, tal vez debería dejarlo para el siguiente gobierno). […]

Dejar respuesta

veinte − dieciseis =