El Gobierno balear negocia ‘in extremis’ con Industria para salvar el plan de renovables

0
Planta fotovoltaica de Son Salomó, en Menorca.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El ambicioso plan de energías renovables aprobado por el Gobierno balear puede quedar en agua de borrajas debido a la reforma energética, donde además de los recortes de incentivos se establece un sistema de avales que, salvo modificaciones de última hora, resulta “totalmente inasumible” para los promotores de plantas solares. El Gobierno balear está negociando con el Ministerio de Industria para tratar de sortear este escollo y salvar su ambicioso Plan de Energías Renovables.

El director general de Industria del Gobierno de las Islas, Jaime Ochogavía, ha realizado las gestiones oportunas ante el Ministerio de Industria contra el aval de los 500.000 euros por megavatio pero, de momento, no ha obtenido ninguna respuesta. Ochogavía ha declarado que la nueva normativa perjudica sobre todo a Baleares, que es la única región donde se están proyectando parques fotovoltaicos de cierta envergadura. Los promotores de los parques solares afirman que el aval representa un gran problema financiero. Depositar un aval equivalente a más de un 50% de la inversión prevista resulta imposible.

José Manuel Soria y José Ramón Bauza antes de que surgieran los problemas con los avales y las prospecciones.
José Manuel Soria y José Ramón Bauza antes de que surgieran los problemas con los avales y las prospecciones.

La nueva normativa establece que el promotor de un parque fotovoltaico debe presentar un aval de 50.000 euros por cada megavatio que tenga previsto generar. Este aval resulta asumible para los promotores de parques fotovoltaicos que, ateniéndose a la nueva regulación han presentado importantes proyectos en Baleares, como los de Santa Cirga en Manacor o Es Murterar en Alcúdia. La sorpresa ha llegado cuando los promotores se han enterado que la nueva normativa no suprime los avales de la legislación anterior donde se contemplan nada menos que 500.000 euros por cada megavatio.  Una cantidad importante que en su día se puso como garantía para ahuyentar a los especuladores pero que hoy no parece que tenga mucho sentido después de los recortes a las renovables.

El plan de renovables

El Plan de Energías Renovables del Gobierno balear contempla que a largo plazo el 100% de la energía que consume Baleares sea renovable, sobre todo fotovoltaica y eólica. Un  objetivo muy ambicioso, sobre todo si se tiene en cuenta que parte de un mix energético en el que, a día de hoy, las energías renovables apenas aportan un 2,3% de la energía que se consume en las Islas. Pero la Orden Ministerial (OM) del pasado 1 de agosto que aprobaba la puesta en marcha de proyectos de renovables, eólicos y fotovoltaicos en las islas Canarias y Baleares, unida a la reducción de los costes de las tecnologías renovables –la fotovoltaica los ha recortado en un 80% en los últimos cinco años– podían obrar el milagro. Las cifras que arrojaba la OM eran hasta ahora casi inimaginables en el sector: una planta fotovoltaica en Mallorca podría generar electricidad a un coste de 73 euros por megavatio a la hora

En base a este plan, se presentó el megaproyecto de Santa Cirga donde está previsto instalar 250.000 placas solares en una superficie de 900.000 metros cuadrados. El proyecto lo promueve la sociedad Parque Fotovoltaico Santa Cirga, de capital alemán y la inversión contemplada es de 60 millones de euros para generar 50 MW, los suficientes para abastecer a Manacor.

Otro gran proyecto es el presentado por Baleares Energy, una empresa de capital mallorquín y danés. Prevé una inversión total de 60 millones de euros para la creación de un gran parque fotovoltaico sobre el vertedero de cenizas de la central térmica de Es Murterar. Sólo la primera fase del parque, que ya cuenta con casi todos los permisos en regla, ocupa una extensión de 24 hectáreas y prevé una inversión inicial de 16 millones de euros. Este parque generará unos 15 megavatios que podrían cubrir el consumo de 20.000 personas.

Hay otros proyectos menores en marcha en Mallorca y Menorca, pero resultan inviables debido a la cuantía de los avales. Tanto los promotores del proyecto de Santa Cirga como los previstos en Menorca, Llucmajor y Es Murterar ya han dicho que en estas condiciones es imposible realizar la inversión prevista y más con la drástica reducción que han sufrido las primas a las renovables.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

Ocho + 14 =