Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La empresa Electricaribe, filial de Gas Natural Fenosa, ha sido intervenida esta mañana por el Superintendente de Servicios Públicos Domiciliarios (Gobierno colombiano) para empezar a mitigar la crisis eléctrica que agobia a la región Caribe del país sudamericano. En estos momentos se han intervenido 21 sedes por parte del Gobierno, con apoyo del Ejército y de la Policía, según publica El Heraldo de Colombia.

Este diario se ha puesto en contacto con Gas Natural Fenosa pero la compañía prefiere no entrar a valorar esta acción del Gobierno colombiano hasta que no lo estudien con detenimiento.

El ministro de Minas y Energía, Germán Arce, confirmó a través de Twitter la suspensión de las negociaciones con Gas Natural Fenosa por “falta de acuerdo en la capitalización”.

El Gobierno colombiano pedía a Gas Natural Fenosa que recapitalizara la filial con 60 millones de euros. A lo que la eléctrica española se negó al asegurar que eran más de 1.200 millones de euros los impagos de los clientes con Electricaribe.

Esta semana viajó el presidente de Gas Natural Fenosa, Isidre Fainé, a Bogotá para verse con las autoridades colombianas. Pero volvió de vacío tras mantener duras negociaciones y tratar de salvar la intervención. No hubo acuerdo y en menos de 24 horas se ha decretado la intervención de la compañía.

Esta decisión también es apoyada por el gobernador de Bolívar, Dumek Turbay, que se ha mostrado de acuerdo con el proceso, asegurando que Electricaribe prestaba un mal servicio, abusaba del usuario y no cumplía con los compromisos pactados. “¡Aleluya! Enhorabuena la intervención. Llevábamos once meses trabajando en forma coherente para buscar una solución, pero sin duda alguna, la decisión de intervenirla fue la más acertada”, ha afirmado, “por fin se ha acabado este tormento y comenzamos a construir un nuevo camino con un operador que preste un buen servicio, que valore a sus usuarios y que no nos calumnie como malas pagas”.

Los senadores Efraín Cepeda, David Barguil y el representante Mauricio Gómez advirtieron que debe haber un plan de contingencia en este proceso de transición mientras se define el nuevo operador.

En otra región del país, Santa Marta, la policía ha ocupado las sedes de la calle 14 entre carreras 4 y 5, donde funciona la oficina de recaudo, quejas y reclamos, al igual que la administrativa, en el centro comercial Prado Plaza.

El alcalde de Barranquilla, Alejandro Char, manifestó que “los barranquilleros merecen respeto y un buen servicio”, y de la misma manera, “apoya las medidas de intervención” de la empresa prestadora del servicio por parte del Gobierno.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciocho − 5 =