El Gobierno no prevé bono social para el gas natural porque hay alternativas y ya hay precio máximo al butano

0
Un camión de reparto de bombonas de butano de Repsol.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El Gobierno no contempla a priori extender al gas el bono social pues considera que el gas natural no es un producto “indispensable”, no se consume en todo el país y la alternativa de la bombona del butano ya tiene un precio máximo regulado que “garantiza” que sea “accesible al cliente socialmente vulnerable”.

Así se desprende de la respuesta recogida por Europa Press al portavoz del PDeCAT, Carles Campuzano, que había pedido saber si el Ejecutivo tenía previsto impulsar medidas “para paliar la pobreza energética vinculada al consumo de gas”.

En su contestación, el Gobierno justifica que el gas natural “no es un producto indispensable en el entorno doméstico como lo es la electricidad”, pues aduce que existen “otros productos sustitutivos” –y pone el ejemplo del butano “o la propia electricidad”–, y además subraya que “no está implantado en todo el territorio nacional”.

La bombona, alternativa para la población vulnerable

Asimismo, apunta que los consumidores de gas natural “se han beneficiado de la congelación de la parte regulada del recibo durante los últimos tres años, además de reducciones en el coste del gas durante 2015 y 2016”.

Además, añade que con el fin de “contribuir a la protección de consumidores que concurren en circunstancias de vulnerabilidad, se ha mantenido un precio máximo regulado de la bombona de butano” que, sostiene, “es inferior al del resto de países de la Unión Europea”.

En este sentido, el Ejecutivo defiende que esta medida “actúa de facto como una protección de estos consumidores frente a variaciones bruscas en los mercados internacionales, y garantiza que es accesible al cliente socialmente vulnerable”, lo que le permite afirmar que “desde esta perspectiva, se puede asemejar de hecho a un ‘bono social'”.

Un 20% más caro que hace menos de un año

Precisamente, el tope máximo del butano fue criticado la semana pasada por los socialistas por considerarlo insuficiente, ya que denunciaron que el precio máximo de venta de la bombona de butano se había incrementado en un 20% desde julio de 2016.

Así, según advertían, la bombona de butano puede alcanzar a costar 13,52 euros, lo que supone una subida del 4,89% respecto al anterior precio. En este sentido, lamentaban que la subida fuera la cuarta revisión bimestral al alza.

Por ello, el PSOE preguntó al Gobierno por las causas que sustentan este incremento acumulado de la bombona de butano y también si tenía previsto aprobar un bono social para la bombona de butano con el fin de garantizar el acceso a esta fuente de energía a los colectivos más desfavorecidos, y si es así, con qué requisitos y qué condiciones.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

1 + veinte =