Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

En 2014 el sistema eléctrico arrojó un superávit de 550 millones de euros. En los próximos días, la CNMC hará pública la liquidación definitiva del ejercicio de 2015. Fuentes del sector aseguran a este diario que el superávit de este año superará al de 2014, por lo que se acumularán más de 1.000 millones de euros.

A día de hoy, la CNMC tiene guardados los 550 millones de euros de hace dos años en una cuenta. Llevan un año rentando. Probablemente sean ya más millones. Un año en el que el Gobierno ha decidido no hacer nada. La normativa dice que el superávit obtenido en cada ejercicio tiene que destinarse a reducir el déficit. Pero el PP se saltó esa norma a la torera y decidió el año pasado reducir peajes en agosto viendo que en 2015 iba a obtener una cifra importante de saldo positivo en el sistema. Se calificó la maniobra de electoralista.

Ahora, el nuevo ministro de Energía, Álvaro Nadal, tendrá que tomar una decisión sobre qué hacer con los más de 1.000 millones de euros obtenidos en los dos ejercicios pasados. ¿Reducirá déficit? ¿Volverá a rebajar los peajes? ¿O existe una tercera vía?

En los pasillos del Ministerio se habla de poder destinar parte de esa cantidad a paliar la pobreza energética. Por poner un ejemplo, financiar el bono social. Pero para poder hacerlo tiene que llegar a un acuerdo con el resto de formaciones políticas y cambiar la actual Ley del Sector Eléctrico.

La norma es clara, solo se destinará a reducir el déficit de tarifa acumulado hasta 2013 que llegó a alcanzar unos 27.000 millones de euros. La gran losa del sistema eléctrico. Pero el Gobierno consiguió, a través de la reforma eléctrica, dar la vuelta a la tortilla y obtener superávit en el sistema tanto en 2014 como en 2015. Con el esfuerzo de todos, sector y consumidores principalmente. Es más, ha blindado el superávit por los siglos de los siglos.

El ministro tiene que tomar una decisión al respecto. Probablemente los más de 1.000 millones den para todo. Pueda recucir los peajes eléctricos, y por tanto hacer bajar la tarifa de la luz, financiar el bono social y destinar el resto a reducir el déficit.

El Gobierno espera seguir obteniendo cientos de millones cada año con el superávit eléctrico. Lo que no pueden es seguir rentando en un banco mientras el sistema eléctrico se rompe en pedazos con sentencias no favorables al Gobierno y su reforma eléctrica. Nadal tendrá que negociar con todo el sector, para dejar las cosas claras, sabiendo que Rajoy tiene entre ceja y ceja hacer que baje la tarifa de la luz.

El dilema está servido. ¿Conseguirá Nadal una solución que guste a la oposición y al sector eléctrico? Ahí tiene el primer gran reto de la legislatura. No está mal para empezar.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

2 Comentarios

  1. ¿”parte comercial de la energía”? ¿A qué te refieres con eso, al término variable? peajes son peajes, graven el término de potencia o el término de energía.

Dejar respuesta

veinte − 3 =