Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Un mes tenía el Gobierno para vetar la Proposición de Ley que presentó todo el arco parlamentario (a excepción del PP) para tumbar el ‘impuesto al sol’ en España, y a media hora de finalizar ese plazo (este viernes 10 de marzo, a las 19:28 horas) el Ejecutivo presentó el documento que derriba, de nuevo, el intento de la oposición de eliminar las trabas al autoconsumo.

El documento, al que ha tenido acceso este diario, vuelve a alegar las mismas razones presupuestarias por las que vetó la Proposición de Ley 122-17 CPL 2360 sobre medidas urgentes de fomento del autoconsumo eléctrico del grupo parlamentario de Ciudadanos, en septiembre pasado. En esta ocasión, se reitera en el impacto presupuestario que tendría la Proposición de Ley por menor recaudación tributaria, por reducción de ingresos tanto en el impuesto sobre el valor añadido (IVA) como en el impuesto especial sobre la electricidad y por la disminución de ingresos por peajes.

Pero el Ejecutivo también ha añadido otras razones cuando menos curiosas. En su opinión, el autoconsumo no es una medida ni de ahorro ni de eficiencia energética, ya que “el consumo del autoconsumidor es el mismo tanto si la energía proviene de la red como si la genera él mismo”.

Además señala que existe un “impacto en la seguridad del sistema eléctrico” y por tanto, las instalaciones aisladas de la red aunque “no tienen que registrarse, ni solicitar ningún punto de conexión, ni obviamente sufragar ningún peaje o cargo, sin embargo, la seguridad de la red exige conocer la ubicación de los autogeneradores”.

Y vuelve a recordar que “la medida tendría también impacto económico en el Sistema Eléctrico (y por tanto en el consumidor de electricidad) y en la generación de nuevos déficits de tarifa“.

Por último, el documento añade un anexo donde explica las razones por las que tampoco admite la disposición final de la PL, que decía que la Ley entraría en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE, excepto las medidas de la ley que impliquen un aumento de los créditos o disminución de los ingresos en relación con el presupuesto vigente, que no entrarían en vigor, en la parte que comporte afectación presupuestaria, hasta el ejercicio presupuestario siguiente, para evitar que el veto alegara su impacto en la recaudación de impuestos.

Para el Ejecutivo, en esta disposición “subyace la evidente intención de sustraer la tramitación de la proposición de Ley a la exigencia de conformidad del Gobierno resultante del artículo 134.6 de la Constitución”.

autoconsumo

 

Proceso de tramitación

Y ¿ahora qué? Los grupos parlamentarios podrán presentar un escrito de oposición en la Mesa de Portavoces, que se reúnen este martes, o al martes de la semana que viene. Y lo podrán hacer conjuntamente o por separado. Como en la Mesa el Partido Popular no tiene mayoría, la PL llegará a Pleno y el Gobierno, lo más probable, es que recurra al Tribunal Constitucional.

Al ser una ley estatal, continuaría con el proceso parlamentario, y se llevaría a la Comisión de Energía, donde se abriría un trámite de enmienda, se debatiría, se haría una transaccional y podría continuar su curso con la aprobación en Comisión o por vocación a Pleno. Una vez aprobada por la Cámara Baja, la Ley debería publicarse en el BOE y luego desarrollarse el reglamento, labores que debería realizar el Gobierno y el Ministerio de Energía, y es ahí donde podría encontrarse en un callejón sin salida.

“Es una batalla política y los grupos parlamentarios utilizamos los instrumentos que tenemos a nuestro alcance. Y el problema no es aprobar la ley, es que hay que desarrollar el reglamento”, explica Josep Vendrell, portavoz de Energía de Unidos Podemos, “el informe nos parece arbritario desde el punto de vista jurídico, porque la PL habla del ejercicio vigente y no de los posteriores. Además, es sectario y hace una valoración del autoconsumo negativa, torticera y parcial, sobrevalora de manera exagerada la reducción de ingresos y por contra, no valora el dinamismo del sector, con la fabricación de paneles, el aumento de puestos de trabajo, la recaudación del IVA, la reducción de las emisiones de CO2 así como de la importación de combustibles fósiles”.

“Nos temíamos que vetase esta PL, al igual que hicieron con la que Ciudadanos presentó el pasado septiembre”, señala Melisa Rodríguez, portavoz de Energía de esta formación, “Es una muestra más de que el Gobierno, y este Ministerio en concreto, no cree en el autoconsumo. Hay que recordar que entre las 150 exigencias de C’s al PP para el Pacto de Investidura, se incluía el ‘fin del impuesto al sol’, una exigencia que el PP aceptó y firmó”.

Por eso, añade que “desde Ciudadanos seguiremos trabajando para que este comúnmente llamado ‘impuesto’ se derogue y comencemos a mirar hacia un futuro energéticamente sostenible. Seguimos apostando por ese Pacto por la Energía y que España no de la espalda a Europa energéticamente”.

“Entraba dentro de lo esperable que el Gobierno iba a buscar un subterfugio jurídico para alargar el trámite de la PL”, comenta Pilar Lucio, portavoz de Energía del PSOE, “pero esto demuestra que el Gobierno sigue con posturas muy diferentes a la de toda la oposición, por lo que seguiremos intentando desarrollar el autoconsumo, porque tenemos claro que no podemos poner límites al desarrollo tecnológico y al papel de los ciudadanos en la gestión energética”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

15 − uno =