Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El esperpento vivido ayer en la Mesa del Congreso es difícil de entender si no es desde el prisma político. Ciudadanos deja escapar una oportunidad única para que el impuesto al sol, uno de sus caballos de batalla en materia energética, se debata en el Congreso y acabe eliminado tal y como demanda la mayoría del Congreso.

Pero el grupo político que preside Albert Rivera prefirió pensarse dos veces si levantaba el veto. Lo pensó tanto que, hasta que no finalizó la reunión de la directiva del partido el lunes por la tarde, no sabía que iba a hacer. El PSOE y Podemos estaban a la espera para presentar el levantamiento del veto del Gobierno a la Proposición de Ley de Autoconsumo que pretendía eliminar el impuesto al sol.

Lo que no se esperaba Ciudadanos es que esto fuera a tener la repercusión que tuvo. Se les fue de las manos. Y recibieron críticas por todos lados. Tanto que su líder Albert Rivera tuvo que fijar un tweet (ya no solo hacerlo, sino fijarlo para que sea lo primero que se vea) sobre su posición sobre el impuesto al sol.

Además, tuvo que salir inmediatamente después de que los medios nos hiciéramos eco de su decisión para contrarrestar la ola de críticas. Su portavoz en Energía, Melisa Rodríguez, pidió una reunión urgente con el ministro Álvaro Nadal para desencallar la eliminación del impuesto al sol.

Es cierto que en agosto, el PP y Ciudadanos pactaron eliminarlo, pero estaba escrito de aquella manera que lo dejaba abierto a la interpretación. Ciudadanos lo ha defendido a capa y espada. Dice que en el texto ponía claramente eliminar el impuesto al sol, mientras que el Gobierno, antes con Alberto Nadal y ahora su hermano Álvaro, ministro de Energía, se ha negado en varias ocasiones a quitarlo y asegura que su decreto de autoconsumo es el más eficiente posible.

Lo que sucedió ayer no es otra cosa que politiqueo. Juego de tronos con la política energética del país. Ciudadanos no se atrevió a romper la baraja. A desestabilizar la alianza con el PP por el autoconsumo.

Si Ciudadanos da el visto bueno a que la PL de Autoconsumo avanzase en el Congreso y se debatiera la eliminación del impuesto al sol, daba un paso suficiente para resquebrajar el pacto con el PP y perder su posición de controller del Gobierno.

Si lo hizo fue por eso. No hay otra razón. Tras el caso de corrupción del presidente de Murcia, Ciudadanos ha vuelto a la palestra política con fuerza, pero no consigue que su compañero de viaje dé su brazo a torcer. Si se iba con PSOE y Podemos contra el impuesto al sol, perdía la ventaja que tiene con lo de la corrupción, y las cosas se igualarían. El PP se les hubiese echado encima.

¿Por qué? Por una sencilla razón. Si Ciudadanos lo hubiese hecho, ya no es que se rompa el pacto PP-Cs, sino que la oposición entera habría encontrado la solución perfecta para quitarle al Gobierno bastante poder y sacar adelante las normativas que hubiesen querido. Algo parecido a lo que sucedió con la LOMCE. Y el Gobierno del PP no se puede permitir eso, entre otras cosas porque acabaría convocando elecciones generales anticipadas.

Y eso lo sabían en el grupo naranja, y eso les echó para atrás en seguir buscándole las cosquillas al Gobierno y a la par socio de legislatura. Si ahora hubiese elecciones ¿qué partido saldría ganando y cuál perdiendo? Creo que todo el mundo sabe perfectamente la respuesta.

Política. Lo que sucedió ayer en la Mesa del Congreso es eso. Ahora Ciudadanos tendrá que aguantar el chaparrón. Se pasará. Ya vendrá otro escándalo en dos días para que se tape y se olvide. Una cortina tapa otra cortina.

Pero Ciudadanos no se quedará de brazos cruzados. El partido de Rivera querrá apuntarse el tanto de ser el que obtuvo el sí del PP a eliminar el impuesto al sol. Otra cosa es que lo consiga, porque la opinión de Nadal es muy clara, además de ser muy terco en sus pensamientos. No se mueve.

¿Cómo va a dejar Ciudadanos que sea Podemos quien se lleve el gato al agua con el impuesto al sol? Hubiese sido un adelanto por la derecha a toda velocidad. Un repaso. Y claro, Rivera no pasa por ahí. Además, en el partido naranja han actuado con cierto rencor hacia sus compañeros de oposición. ¿Por qué no quisieron levantar el veto en octubre cuando vetó el Gobierno nuestra PNL?, dicen fuentes internas de Ciudadanos. Pues eso, que donde las dan, las toman.

Pero ojo, que lo que sucedió ayer con Ciudadanos es un virus que tienen todos los partidos. No se crean. Y si no vean más ejemplos. Lo de Unidos Podemos con el carbón deja a más de uno descolocado. De partido claramente ecologista, sin comerlo ni beberlo se ha convertido en el mayor apoyo al carbón y sus 3.000 familias. Ojo, 3.000.

Quieren que se ponga una tasa al carbón de importación para seguir quemando el carbón nacional. Pero a la vez quieren que se reduzcan las emisiones. Un caos.

El PP, o bueno mejor dicho, el Gobierno. Ahora Álvaro Nadal defiende al carbón y lo califica de imprescindible. Todo porque se le ha escapado de las manos al Gobierno el precio de la luz y del gas en enero y la solución para el Gobierno es mantener al carbón cuando la mayoría de los países del entorno están cargándose la producción de energía térmica. Dice Nadal que es más barato que el gas. Lo que no dice es que contamina mucho más que los ciclos.

Mientras tanto, su compañera de Medio Ambiente, Isabel Tejerina, toreando como puede cada vez que va a Bruselas.

Y el PSOE. También tiene lo suyo. Un día dice que no a la nuclear, otro día dice que ya veremos. Moverse entre dos aguas es lo que más le gusta a los políticos. Depende quien haga la pregunta. Tienen una respuesta para cada cosa. Y si no le convence, tienen otra.

Lo malo, es que en vez de sentarse de una vez por todas a negociar un pacto energético y un plan de transición energética, los partidos se siguen tirando de los pelos. Mucho querer el pacto en sus debates a cuatro pero luego son incapaces y se tiran los trastos un día sí y otro también.

Lo bueno, que la energía está en la agenda política. Al menos se habla de energía. Y como diría aquel, que hablen mal de uno, pero que hablen.

Un análisis de Ramón Roca, director de El Periódico de la Energía.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

2 Comentarios

  1. Ciudadanos vergüenza desenmascarada.

    Podemos en materia energética vergüenza desenmascarada. (3000 familias por encima del resto).

    De los otros dos mejor no hablar.

Dejar respuesta

3 + Trece =