El mercado de almacenamiento se prepara para un año récord en 2016

1
Instalación de almacenamiento de energía de 5 MW realizada con baterías de ion-litio.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La reducción de costes de las baterías y los programas de financiación de los gobiernos han impulsado un 45% la cartera de proyectos de almacenamiento de energía en el mundo durante el cuarto trimestre del 2015 respecto al trimestre anterior. Según la consultora IHS, la cartera mundial de proyectos de almacenamiento de energía planificados había llegado a 1,6 gigavatios (GW) en el cuatro trimestre del año. (Ver gráfico)

Chart_for_Energy_Storage_PR_Jan15

“La reducción de costes de las baterías, los programas de financiación de los gobiernos y las ofertas de las compañías eléctricas  han contribuido a despertar una notable aceleración en el mercado mundial de almacenamiento de energía, e IHS ha registrado un aumento de casi 400 megavatios en proyectos de todo el mundo durante el último trimestre de 2015″, dijo Marianne Boust, analista principal de IHS Tecnología. “Los proveedores y desarrolladores de todo el mundo se están preparando para un año récord en 2016, con un crecimiento significativo proyectado en una amplia gama de regiones y segmentos de mercado.”

Varios proyectos a gran escala se anunciaron a finales de 2015, lo que indica que la industria de almacenamiento está pasando de proyectos de demostración o de investigación y desarrollo a proyectos comercialmente viables. Estos proyectos incluyen una orden de 90 MW realizada por la alemana STEAG a LG Chem, para competir en el mercado de reserva primaria en Alemania y 75 MW de los contratos adjudicados por Pacific Gas & Electric (PG & E) para una mezcla de empresas que utilizan diversas tecnologías establecidas y emergentes.

La base de datos de IHS Energy Technology está rastreando en la actualidad aproximadamente 900 megavatios (MW) de proyectos de baterías conectadas a la red en todo el mundo que se espera que sean encargados durante 2016, lo que permitirá doblar la capacidad mundial de almacenamiento de energía conectada a la red en este año. Las instalaciones de almacenamiento previstas en Estados Unidos supondrán casi la mitad (45% del total), seguido por Japón, con aproximadamente el 20%.

Los costes caerán un 70% hasta el 2030

Sin  duda, la principal batalla en el sector de almacenamiento se libra en los costes, y estos se están reduciendo a pasos agigantados. Ayer mismo, el Consejo Mundial de la Energía (WEC) presentó en Abu Dhabi un informe titulado E-storage: Shifting from cost to value Wind and solar applications  según el cual los costes de almacenamiento se reducirán más del 70% en los próximos 15 años a medida que vayan bajando los precios de las nuevas tecnologías de baterías y otros avances en el campo de los coches eléctricos.

Informe de Almacenamiento del World Energy CouncilEl almacenamiento de electricidad a gran escala permitiría dar mayor flexibilidad a la oferta de fuentes renovables como la eólica y la solar, pudiendo añadir más energía a la red de forma más rápida en los picos de la demanda.

Por el momento, la capacidad total de generación de electricidad debe ser muy superior a la media de consumo para satisfacer la demanda máxima de almacenamiento de energía, pero podría superar el problema actual en la que la energía se consume generalmente en el momento en que se genera.

En la actualidad, el alto costo de los sistemas de baterías impide a los operadores eléctricos implementarlos a escala comercial. Pero los costes de varias tecnologías de almacenamiento caerán a medida que aumentan los volúmenes de producción, según el informe del Consejo Mundial de la Energía.

Las opciones de almacenamiento van desde el almacenamiento de la hidroeléctrica de bombeo, que representa la mayor parte de la capacidad de almacenamiento de energía a nivel mundial en la actualidad, a a las tecnologías químicas como las de iones de litio y baterías de sulfuro de sodio.

Según el informe, las tecnologías de las baterías de almacenamiento muestran la mayor reducción de los costes para el año 2030, con una caída de más del 70% por ciento, desde una banda de precios, según  las distintas tecnologías, de 100-700 euros por megavatio hora (MWh) en 2015 a otra de 50 a 190 euros / MWh en 2030.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

5 × 2 =