El ministro Soria y su secretario de Estado, Alberto Nadal, no se pueden ver

3
José Manuel Soria y Alberto Nadal, fueron los máximos responsables del Ministerio de Industria. FOTO: Minetur.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Llegan a oídos de esta redacción por varias fuentes que en el Ministerio de Industria, Energía y Turismo anda el patio revuelto. La tensión es máxima entre el número uno, el ministro José Manuel Soria, y su número dos en energía, el secretario de Estado, Alberto Nadal. Tanta es la tensión que no se pueden ver. No se soportan. 

Dicen que es por los distintos puntos de vista a la hora de regular. El equipo de Nadal se ha encargado de hacer toda la reforma, pero aún quedan cosas por rematar, y parece ser que la consigna es parar las máquinas, algo que no ha sentado bien al secretario de Estado, que, como buen profesional, quiere acabar su tarea y no dejarla solo a medias. 

José Manuel Soria y Alberto Nadal, ya no son tan amigos. FOTO: Minetur.
José Manuel Soria y Alberto Nadal, ya no son tan amigos. FOTO: Minetur.

Pero también dicen las malas lenguas que la causa es el frenazo a la carrera política de Nadal por parte del ministro. El secretario de Estado quería aprovechar la oportunidad de ser el número dos de Industria, el hombre que se ha encargado de acabar con el déficit de tarifa, para ser ministro del ramo. ¿Cuándo? Cuando Soria dejara la cartera para irse de candidato a Canarias por el PP en las próximas elecciones autonómicas de mayo. 

¿Qué ha pasado? Que el ministro rompió los esquemas de Génova y le dijo no a Rajoy y se aferró a su sillón. Eso sentó mal a Nadal, que inmediatamente llamó a Moncloa, donde está su hermano Álvaro, para que le intentaran colocar en algún otro sitio, y que le premiaran por su buen hacer durante estos años. El premio no es otro que recalar en el Fondo Monetario Internacional o como mal menor en el Banco Mundial. En verano se irá el secretario.

Desde entonces, no se pueden ver. Las diferencias son enormes. Tanto, cuentan algunas fuentes, que sobre algunos aspectos regulatorios el equipo de Nadal dice una cosa, y el del ministro dice todo lo contrario. Al final, la casa por el tejado. Y lo mejor cuando hay estas desavenencias es que cada uno tire por su lado y se quiten de en medio. Pero como ya le dijo Soria a Rajoy: de aquí no me muevo hasta las generales. 

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

3 Comentarios

Dejar respuesta

uno × 5 =