Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

A falta de cuatro días para que el grupo industrial Cristian Lay selle la compra de GES (Global Energy Services), ha aparecido en escena un grave problema para la compañía especializada en la construcción y mantenimiento de parques eólicos y solares. Nordex Acciona ha advertido que podría interponer una demanda contra GES ante un Tribunal de arbitraje por una enorme cuantía económica. Una decisión que podría suponer el abandono del actual comprador, porque al pasivo de 108 millones de euros se le sumaría esta deuda millonaria.

“No tiene demasiado sentido que a falta de cuatro días, y cuando todo marcha hacia buen puerto, ahora salga Nordex Acciona anunciando una demanda contra GES por incumplimiento de contrato en un parque eólico de Uruguay, parece que quiera espantar al accionista“, señalan fuentes conocedoras, “un parque que ganó en subasta la empresa eólica ahora fusionada y que encargó a GES su construcción y posterior mantenimiento, un ‘llave en mano’ que con su difícil situación financiera podría no haber cumplido con los plazos a tiempo”.

Pero no es el único frente abierto que tiene la empresa. La supervivencia de GES y con ella la de los puestos de trabajo de sus más de 1.500 trabajadores depende en una parte muy importante de Gamesa. Cristian Lay ha puesto como condición sine qua non que la solución a la actividad de Operación y Mantenimiento debe estar resuelta previa a la compra.

Por el momento, la relación entre GES y Gamesa es agria y la situación de los operarios es muy distinta en función del parque en el que operen. De los 986 puestos de trabajo que tiene en España, aproximadamente 600 prestan sus servicios a Gamesa, y de estos solo 160 tienen en el convenio de aplicación la subrogación, el resto, 440 no.

Para estos últimos, las condiciones del nuevo proveedor, como Manvia, ResgreenWEIR entre otros, pueden cambiar. Sus condiciones de trabajo podrían ser mejores o peores y podrían no asumir a todos los trabajadores de GES que están actuando en los parques.

Los que no acepten la nueva situación, podrían acogerse a un despido objetivo y por tanto, a una indemnización de 20 días por año trabajado y con un máximo de 12 meses, pero según el sindicato CCOO Industria, “estos proveedores ya han subcontratado alrededor del 77% de los trabajadores de GES, por lo que ya han pasado a las nuevas empresas, el resto debe ser indemnizado por GES, y la compañía cuenta con conseguir dinero de la venta de activos, como herramientas o coches, antes de iniciar los procedimientos legales cuando llegue el caso”.

El periodo de preconcurso de acreedores se acaba, y el 30 de octubre está a la vuelta de la esquina. “GES sigue siendo una empresa muy interesante para comprar pero siempre es preferible un accionista industrial que un pirata financiero”, concluyen las fuentes, “y por supuesto hay que evitar el concurso de acreedores que llevaría a la liquidación de la compañía y a la extinción del contrato de sus trabajadores”.

Una opinión que comparten los sindicatos que aseguran que “el concurso de acreedores es la peor solución para los trabajadores porque supondría la perdida total de empleos no asociados al mantenimiento, el impago de salarios y de indemnizaciones teniendo que recurrir al FOGASA”, por eso y para evitar el último contratiempo surgido con Nordex, CCOO intervendrá ante el gigante eólico para solicitar su colaboración en la solución de GES.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciseis − Diez =