El PSOE quiere limitar el negocio a Repsol, Cepsa y BP por falta de competencia

0
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. FOTO: EFE
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. FOTO: EFE
Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. FOTO: EFE

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado hoy una iniciativa ante el Parlamento para que la ley obligue a que el precio de la gasolina baje de forma equivalente al del crudo y que se limite el negocio de las tres grandes compañías que dominan el mercado en la actualidad.

El líder del PSOE ha recordado que el 85% de la distribución de combustible en España está en manos de tres empresas –Repsol, Cepsa y BP-, por lo que ha urgido a “romper el actual oligopolio” para corregir la falta de competencia. Para ello, ha propuesto introducir un tope de un 30 por ciento en el volumen de ventas y de las estaciones de servicio que cada compañía puede tener.

El PSOE también aboga por que los contratos de las concesiones de las gasolineras no puedan ser prorrogados, como permite la actual ley. De este modo, ha explicado Sánchez, se introduciría en el mercado “transparencia, competencia y más suministradores de gasolina y gasóleo” y se lograría romper la concentración de negocio.

Una petición imposible

El secretario general del PSOE dio muestras de su desconocimiento al señalar que se trataría de reformar la Ley de Hidrocarburos para garantizar que los precios de la gasolina y el gasóleo “suban o bajen en la misma proporción y a la misma velocidad que el precio del crudo, y eso ahora mismo en España no está ocurriendo” en perjuicio de los autónomos, transportistas y usuarios. Un deseo imposible de realizar, dado que el precio del crudo apenas representa un tercio del precio del combustible en la gasolinera.

Con la medida que plantea el PSOE, Pedro Sánchez cree que se corregiría el comportamiento que tiene el actual mercado de “cohetes y plumas”: cuando sube el precio del crudo, aumenta como un cohete el de la gasolina, pero cuando baja, el descenso de los precios de la gasolina es como la caída de una pluma, ha comparado Sánchez.

Además de que el impacto en el precio del combustible sea mayor y más rápido en el bolsillo de los ciudadanos, la flexibilidad de los costes de la energía evitaría tener que reducir el salario de los empleados, lo que ahora se propicia ante la imposibilidad de las empresas de recortar gastos en otros conceptos para seguir siendo competitivas.

De acuerdo con los datos del PSOE, el precio de la gasolina antes de impuestos en España es 5 ó 6 céntimos de euro mayor que la media de la UE, lo que supone un aumento del 30% del coste de explotación para los transportistas.

Sánchez ha responsabilizado al Gobierno del PP de “defender a las grandes corporaciones en vez de a los ciudadanos”. Por ello, ha insistido en su propuesta de “democratizar la economía”, de tal modo que la ley proteja a los usuarios, a los consumidores y a los pequeños y medianos empresarios en lugar de a los oligopolios. 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

diecisiete + Ocho =