Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El recurso de las eléctricas contra el impuesto del 7% a la generación parece acercarse a su fin. El Tribunal Constitucional ha preferido quitarse de en medio y devolverle el caso al Tribunal Supremo para que sea quien decida.

Según cuenta el diario El Economista, el TC indica al Supremo que antes de preguntarle sobre su constitucionalidad debe resolver sus dudas elevando una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) o no aplicar el impuesto.

El recurso, interpuesto por la patronal de las grandes eléctricas Unesa, será probablemente elevado a instancias europeas para ver si realmente el impuesto es incompatible con el derecho comunitario . El problema en cuestión es decidir si el impuesto del 7% a la generación eléctrica es una tasa ambiental o no tal y como reza en la Ley 15/2012 de reforma del sector eléctrico.

Las eléctricas piensan que merman directamente sus cuentas y tiene un afán recaudatorio por lo que no es una tasa ambiental. Sin ir más lejos, también se aplica a las instalaciones de renovables que no contaminan nada a la hora de generar.

El caso es muy parecido al céntimo sanitario con el que se pretendía recaudar más por el uso de combustibles. Al final, el TJUE tiró para atrás este impuesto y si finalmente se eleva la cuestión a la justicia europea podría correr el mismo camino.

¿Qué sucedería si lo tumban? Si se decide no aplicar el impuesto y que se devuelva el dinero recaudado hasta ahora, el sistema eléctrico volvería a tener la pesadilla del déficit de tarifa. Según las cuentas de la CNMC, lo recaudado hasta ahora por el 7% a la generación ha sido de 7.600 millones de euros desde 2013.

Pero si solo se deja de aplicar, habrá varios efectos a tener en cuenta. Habría que reducir costes en el sistema por unos 2.000 millones u obtener otros ingresos (subida de peajes), y por otro lado, el precio del mercado eléctrico debería ser un 7% inferior, algo que se trasladaría a las facturas de la luz de los hogares españoles.

Ahora la decisión es del Tribunal Supremos. O al TJUE, o se dejará de aplicar. ¿Qué decidirá?

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

  1. Bueno, que sea el TJUE … siempre es mejor que los jueces y juzgados españoles se vayan acostumbrando a usarlo, que hasta ahora parece que “le tienen miedo”, porque no lo usan sino cuando ya no lo pueden evitar

Dejar respuesta

3 × 1 =