Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El mercado del petróleo siempre se ha movido por la teoría de la oferta y la demanda. La crisis económica se ha agudizado más en este sector porque el precio del crudo no ha sabido levantar la cabeza. A pesar de los esfuerzos de los productores, sobre todo OPEP y Rusia, por reducir la producción, el exceso de oferta sigue siendo de tal calibre que imposibilita que el precio del barril se vaya por encima de los 50 dólares. ¿Dónde estarán los ansiados 100 dólares?

Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) están considerando la posibilidad de profundizar en los recortes de producción de crudo después de que su precio se haya desplomado cerca de un 15% desde el pasado 25 de mayo y alcanzara mínimos de siete meses, según informó este miércoles el ministro de Petróleo iraní, Bijan Zanganeh.

La OPEP y otros productores ajenos al cártel, como Rusia, acordaron el pasado 25 de mayo extender el recorte en la producción previamente acordado en noviembre de 2016 por nueve meses más, hasta marzo de 2018, con el fin de atajar el problema de exceso de oferta global de ‘oro negro’.

No obstante, pese a los esfuerzos realizados, el precio del petróleo no ha dejado de caer debido al aumento de la oferta por parte de Estados Unidos, Nigeria y Libia, y que el cártel no supo anticipar. Los dos últimos países están exentos de cumplir con la reducción de la producción debido a las tensiones políticas que han provocado la interrupción de su suministro.

Si bien, hasta cuatro delegados de la OPEP fueron preguntados acerca de esta idea por la agencia Reuters y le restaron importancia, aludiendo a la dificultad de que los países que no forman parte del acuerdo reduzcan su producción, así como de que Irán reduzca el pequeño incremento que se le había autorizado tras las sanciones a las que tuvo que hacer frente por su programa nuclear.

El petróleo Brent, de referencia en Europa, cotiza ya por debajo de los 45 dólares al dejarse un 3% en la jornada actual, mientras que, por su parte, el West Texas, de referencia en Estados Unidos, está ya más cerca del nivel de los 40 dólares, ya que se sitúa en el entorno de los 42 dólares.

La guerra de productores está servida. A pesar de tener una amplia mayoría entre OPEP y Rusia, son incapaces de hacer bajar el precio porque EEUU se encuentra cómoda, y no así varios de los países de la OPEP.

Ocho meses después de la reunión de la OPEP donde se decidió recortar la producción no ha servido de nada. Tendrán que negociar otras soluciones. De momento, el tiro le ha salido por la culata.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

17 − Diez =