Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dicen algunos que está todo inventado. Otros sin embargo, como Elon Musk, prefieren hacer cosas para cambiar el modelo de vida. Desde que hace unos poco años su nombre irrumpió con fuerza de la mano del fabricante de coches eléctricos de lujo Tesla, Musk no ha parado de intentar cambiar el modelo energético actual hacia uno más sostenible y que beneficie a todos.

Así, ha creado coches eléctricos, unos más caros que otros, ha apostado por las baterías como solución de almacenamiento energético. También lo ha hecho con el autoconsumo. Solo hay que ver su última apuesta con las tejas solares.

Y ahora, ha querido dar una vuelta de tuerca al sistema eléctrico actual. Un nuevo sistema, en el que las baterías jueguen un papel fundamental, en el que se beneficien todos, eléctricas y consumidores, y que encima ayude a ser más sostenible. Parece la solución ideal, aunque no será fácil llevarlo a cabo teniendo en cuenta el mundo en que vivimos.

El último truco de Musk lo ha llamado agregación. Lo que ha hecho es unir las baterías Powerpack (las que usan las eléctricas para sus pequeñas centrales de renovables) y las baterías Powerwall (las que utilizan los consumidores en su casa para autoconsumir energía). Powerpack+Powerwall= agregación.

Dicha agregación tiene varios objetivos, aunque el principal de todos es que todo el mundo salga beneficiado, tanto eléctricas como consumidores. Con la suma de las baterías, Musk pretende crear una red de energía de la que se beneficie tanto la eléctrica que posee las Powerpack como los autoconsumidores que poseen las Powerwall.

Tesla ya está trabajando con la eléctrica del estado de Vermont, Green Mountain Power. Esta compañía instalará Powerpacks en tierra y desplegará hasta 2.000 baterías Powerwall a los propietarios de viviendas dentro del territorio donde da servicio, lo que permitirá la eficiencia de la red de energía y el aumento de la generación renovable.

Por sólo 15 dólares al mes o una cuota única de 1.500 dólares, los clientes de la compañía recibirán energía en su hogar durante los próximos 10 años, lo que elimina la necesidad de generadores de respaldo tradicionales, controlados manualmente, que utilizan combustibles fósiles.

Al mismo tiempo, Tesla y Green Mountain Power proporcionarán una variedad de servicios a la red utilizando las baterías Powerwall instaladas, con una mayor entrega de capacidad dinámica (reservas de energía que pueden ser enviadas cuando más se necesitan) y la estabilidad de una red adicional, al tiempo que reduce los costes de forma sostenible para todos los clientes de las eléctricas.

Además, Tesla también trabajará con Green Mountain Power para despachar el recurso agregado en los mercados mayoristas de electricidad de Nueva Inglaterra, produciendo un ahorro adicional para los clientes de la región.

Esta iniciativa es sólo el principio. Tesla está trabajando con comercializadoras de energía, con los operadores de redes, con las eléctricas y los agregadores de todo el mundo para desbloquear la capacidad de las baterías de Tesla y entregar servicios a la red al tiempo que proporciona energía fiable en cualquier momento del día.

“A medida que el despliegue de baterías de Tesla continúa acelerándose, podemos aumentar la adopción de energías renovables, modernizar nuestra infraestructura ya envejecida, y mejorar la resistencia de nuestra red eléctrica para beneficiar a todos”, asegura Tesla en su blog.

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

13 − 6 =