Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha reconocido que los precios eléctricos mayoristas son actualmente “muy altos” para estos meses del año, aunque ha descartado que alcancen los niveles de enero.

Durante su intervención en la cuarta jornada del curso de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, Bogas ha explicado que los precios actuales, en torno a 50 euros el megavatio hora (MWh), son mayores de lo habitual, algo que se debe a la baja producción hidráulica y eólica.

Sin embargo, el consejero delegado ha descartado que los precios se disparen como sucedió en enero y ha añadido que para ello “tendría que haber una circunstancia nueva, excepcional”.

Con respecto a la polémica respecto a la rentabilidad de las nucleares, después de que el ministro de Energía, Álvaro Nadal, dijera que es mayor de lo que dicen sus dueños, Bogas ha situado en 60 euros el megavatio hora (MWh) el punto en que se cubren todos los costes, incluidos los financieros y los impuestos.

En ese sentido, ha considerado que los impuestos a las nucleares “se pusieron en un determinado contexto” en que había que combatir el déficit de tarifa, por lo que “a lo mejor habría oportunidad para replantearse eso”.

Bogas también se ha referido a la polémica por el cierre de centrales de carbón para reiterar que actualmente no se dan las circunstancias para acometer las inversiones para reducir las emisiones, por lo que, “si no cambia ninguna circunstancia”, cerrarán cuando lo exija la normativa.

Por otra parte, Bogas ha lamentado que el “populismo” dificulta alcanzar un plan de transición energética consensuado y “basado en hechos, criterios de lo que es posible y lo que no es posible”.

“Todavía no hemos alcanzado la madurez política para buscar puntos de encuentro y no decir exactamente lo contrario de lo que dice el otro”, ha añadido.

Este plan de transición energética tendría que recoger la vía de cumplir los objetivos de reducción de emisiones a 2030 y 2050, algo que en su opinión es “imposible” si se cierran las nucleares.

El cierre de nucleares en España supondría la retirada de 7.000 megavatios (MW) de potencia instalada, ha explicado, que tendrían que sustituirse o bien por ciclos combinados de gas -algo inviable porque servirían para 2030, pero no para 2050, cuando no puede haber emisiones- o por 70.000 MW renovables para garantizar el suministro.

Bogas ha reconocido que las eléctricas se han “ganado a pulso no tener una buena imagen”, algo que tienen que resolver en un momento en que a los competidores tradicionales se suman nuevos actores que operan sin activos.

“Las barreras de entrada han caído”, ha argumentado, para añadir que finalmente triunfará quien “sepa dar el servicio al cliente”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

uno × 3 =