Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El gobierno de Ucrania está en conversaciones con Engie , una de las grandes compañías energéticas francesas, para la construcción de una megaplanta solar de unos 1.000 millones de euros en la zona radioactiva deshabitada que rodea el abandonado reactor nuclear de Chernobyl.

Engie ha comenzado un estudio de viabilidad financiado por el gobierno francés cuyos resultados se esperan conocer a finales de año, ha dicho el ministro ucraniano de Medio Ambiente, Ostap Semerak.  “La experiencia de Francia en materia nuclear es una de las razones por las que queríamos trabajar con ellos”, dijo Semerak. “Se nos acercaron después de anunciar nuestra intención de desarrollar energías renovables en Chernobyl”.

Un portavoz de Engie ha confirmado que la compañía está en conversaciones con el gobierno ucraniano, pero se ha negado a comentar nada sobre el tamaño del proyecto. La empresa es una de las 60 energéticas que han expresado su interés, según Semerak.

El ministro está  liderando el proyecto para transformar el área de 250.000 hectáreas de tierra contaminada por la radiación que rodea a los difuntos reactores en un enorme parque de renovables. El territorio se ha dejado salvaje durante los últimos 30 años, ya que todavía está demasiado contaminado para ser utilizado con seguridad para la agricultura o la silvicultura. Pero los paneles solares funcionan aun con radioactividad. La central nuclear estaba destinada a generar 4 gigavatios de potencia y las líneas de transmisión para llevar la electricidad a los hogares y las fábricas todavía permanecen en su sitio.

El atractivo de Ucrania como mercado de energía renovable también radica en sus ayudas mediante tarifas de alimentación. La mayoría de los otros mercados han cambiado a las subastas competitivas, que han probado ser exitosas para la reducción del precio de la energía limpia y la disminución de la carga sobre los presupuestos del Estado y los consumidores. Los subsidios de Ucrania varían dependiendo del tamaño del proyecto y del año, pero el más alto es de 15 centavos de euro por kilovatio-hora.

Esa cantidad es un 74% más alta que el coste promedio de la energía solar en Europa, lo que influye en los costes de la construcción de la planta. Actualmente se encuentra en 8,6 céntimos de euro por kilovatio-hora, según datos de Bloomberg New Energy Finance.

“Esa es una remuneración generosa, pero tal vez no tanto si se tiene en cuenta el perfil de riesgo del país”, dijo Pietro Radoia, analista solar de BNEF. “Ucrania tiene una buena irradiación solar, pero un bajo nivel de confianza de los inversores y el consiguiente coste prohibitivo de la financiación. Engie podría encontrar una salida si utiliza financiación corporativa”.

Las empresas chinas GCL System Integration Technology Co Ltd. y China National Complete Engineering Corp dijeron el año pasado que también planean un proyecto solar de 1 gigavatio en esta misma zona en varias etapas. Todavía no han empezado a construir nada, pero siguen interesados, según Semerak.

Otras compañías que han presentado propuestas avanzadas buscan construir proyectos en el rango de 50 a 200 megavatios. Engie es la única que se ha ofrecido a construir una planta solar con almacenamiento de energía.

“La gran pregunta hace un año era si alguien querría construir renovables en un territorio limitado, contaminado”, dijo Semerak. “No estábamos seguros. Ahora al menos tenemos una respuesta”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dos × uno =