Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) acaba de publicar hace unos días un informe en el que señala que el mercado fotovoltaico batió todos los récords de nuevo en 2015 con un volumen de nueva capacidad de 50 GW, frente a los 40 GW de 2014. La capacidad instalada total en los países de la AIE y mercados clave ha aumentado hasta más de 227 GW y, a diferencia del mercado español, ni da muestras de desaceleración y mucho menos de agotamiento.

 

Evolución de la capacidad mundial de energía fotovoltaica
Evolución de la capacidad mundial de energía fotovoltaica

En 22 países, la contribución anual de la demanda de electricidad fotovoltaica ha superado la marca de 1%, con Italia al frente de la clasificación con una cuota en torno al 8%, seguida por Grecia, con el 7,4% y Alemania con un 7,1%. Con un 3,2%, España ocupa la novena posición y, de momento, sí se mantiene en el top ten por contribución a la demanda.

 

Penetración de la fotovoltaica en % de la demanda eléctrica en 2015
Penetración de la fotovoltaica en % de la demanda eléctrica en 2015

La introducción de las ayudas a la energía solar fotovoltaica en Alemania permitió a la industria pasar de suponer ser un pequeño nicho de mercado a conformar un mercado de tamaño industrial que la aupó a liderar el mercado mundial de la energía solar fotovoltaica. Políticas como la desplegada por Alemania han transformado el mercado y han liderado economías de escala que han acelerado las mejoras tecnológicas y su desarrollo.

Las economías de escala en particular, han dado lugar a fuertes descensos de los precios -un 80% más baratos que hace seis años- de tal manera que ahora, incluso con la retirada de un número considerable de programas de incentivos, la energía fotovoltaica es cada vez más competitiva y el mercado sigue creciendo año tras año.

El crecimiento fotovoltaico total en 50 GW del año pasado representa un aumento del 25% sobre el año anterior. Además, se ha producido un desplazamiento de los mercados desde el área de la OCDE hacia los países emergentes, especialmente en Asia, donde la región de Asia y el Pacífico ahora representa alrededor del 59% del mercado mundial de fotovoltaica y es la región líder por tercer año consecutivo.

El mercado internacional más importante en 2015 fue China, que añadió un total de 15,3 GW. El segundo mercado más importante fue Japón con 11 GW en 2015, por delante del creciente mercado de Estados Unidos, con más de 7 GW. India, con un mercado de 2 GW en 2015 es la estrella ascendente en el sector fotovoltaico.

España, sin actividad

En España, que en el año 2010 era la segunda potencia mundial, el sector fotovoltaico está  atravesando sus peores momentos tras los efectos devastadores de la reforma energética y los recortes a las retribuciones de las tecnologías renovables, intensificados por el obstáculo insalvable de un decreto de autoconsumo que, con el ‘impuesto al sol’ ha hecho inviable este tipo de instalaciones.

Un auténtico desatino, ya que, hace escasamente 6 años –en 2010- España era un referente mundial y ocupaba la segunda posición del ránking mundial. En ese año, Alemania encabezaba la clasificación después de haber añadido durante el ejercicio 7.400 MW más a su parque fotovoltaico, con una capacidad total de 17.200 (más del 40% de la capacidad mundial) y cuatro veces más que su inmediato seguidor, puesto que ocupaba España con 3.800 MW. El tercer puesto de la clasificación lo ocupaba Japón, con un total de 3.600 MW, después de haber añadido 1.000 MW más en 2010. 

A continuación, y casi duplicando su capacidad total de energía fotovoltaica en 2010, Italia se aupaba a la cuarta posición en el ranking mundial de energía solar, con 3.500 megavatios. Y EEUU ocupaba la quinta posición para, después de registrar un crecimiento del 50%, llegar a los 2.500 MW, liderados por el estado de California.

Pero eso era hace seis años. Hoy, la capacidad total instalada en nuestro país en 2015, según los datos de la AIE fue de unos raquíticos 56 MW, -los datos del sector son todavía algo más raquíticos y lo sitúan en 48 MW- con lo que se suman dos años de parón. A pesar de la inactividad forzada del sector, España todavía se mantiene en el octavo puesto del ranking mundial, tal y como se puede ver en la siguiente clasificación de países por volumen de capacidad instalada fotovoltaica acumulada. Pero, ¿por cuánto tiempo?

Top ten fotovoltaica por instalaciones en 2015 y capacidad acumulada

Casi con toda probabilidad, muy poco tiempo, ya que España podría desaparecer de esta clasificación este mismo año. Con la legislación actual y en un entorno político de desgobierno, 2016 va a convertirse en un año perdido, y no solo política sino también energéticamente. Las energías renovables y, en particular, la fotovoltaica, se anotará otro año en blanco, mientras que los países que nos pisan los talones –en concreto Australia, India y Corea– nos superarán, si como se prevé, mantienen los ritmos de crecimiento desplegados en este último año.

El adelanto a España está clarísimo en los dos primeros casos. Australia, con 5,1 GW de potencia instalada en 2015, añadió 900 MW de potencia en 2014 y en 2015, por lo que, incluso levantando el pie del acelerador, superará a España ampliamente. Con India, la situación es mucho más clara ya que no sólo pasará a España, sino que probablemente supere a Australia y, quién sabe, si también a Francia. India creció 2 GW en 2015 y este año prevé superar los 2,5 GW, con lo que sumaría 7,5 GW.

La situación para España es peliaguda. En realidad, si nos atenemos a los avances estadísticos presentados  hace unos días por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), en 2015 India y Australia habrían pasado ya a España. Según IRENA, Australia cerró el 2015 con 5.031 MW, India con 4.964 MW y España 4.832. De acuerdo con estos datos, España ocuparía actualmente la décima posición.

Corea, por su parte, ha crecido, a un ritmo superior  al de Australia. En 2014 incrementó la potencia fotovoltaica instalada en 900 MW y, en 2015, en 1 GW. A poco que crezca un poco más estará en un pañuelo con España. En definitiva, España ha pasado de una posición de liderazgo mundial en la que la industria fotovoltaica española brillaba con luz propia, a una atonía total, víctima de unos cambios legislativos que han condenado al sector a la inactividad, cuando no a la ruina. Una pena.

 

 

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

19 − 2 =