Europa establece un nuevo récord de renovables pero las emisiones se mantienen

1
La transición energética de los combustibles fósiles a las renovables, la solución para la lucha contra el cambio climático.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

 

Unos aerogeneradores eólicos en primer plano con una central térmica al fondo funcionando a toda máquina.
Las renovables ganan cuota pero las emisiones se mantienen por el mal año de la generación hidráulica y nuclear.

2015 ha registrado un aumento del 2,5% en la generación de energías renovables estableciendo un nuevo récord en Europa, con una participación del 29% en el mix eléctrico europeo, según un informe del think tank británico Sandbag. Sin embargo, como consecuencia de la menor producción de energía hidroeléctrica y nuclear, la cantidad de electricidad generada con combustibles fósiles apenas se redujo un 0,5%, después de una caída del 7,5% en 2014, pero de acuerdo con Sandbag, este año habrá una rápida caída de nuevo.

En su examen del sector energético europeo durante 2015, basado en datos de Eurostat hasta 2013 y complementado con datos más recientes de fuentes como ENTSO-E (European Network of Transmission System Operators for Electricity), Sandbag informa de que la generación de energías renovables (incluída la hidroeléctrica) alcanzó una cifra récord de 87 TWh en 2015. Más de las tres cuartos partes del incremento provino de sólo tres países: Alemania, Reino Unido e Italia.

1 crecimiento anual de las renovables en Europa

El aumento de las energías renovables en cada uno de estos 3 países es muy superior a cualquier otro país europeo (véase el gráfico 2), tal y como destaca Sandbag. Suecia y Francia son los únicos países cuya subida se puede apreciar en el gráfico, mientras que en el resto la cantidad es inapreciable o incluso cae, como es el caso de España y los Países Bajos.

2 Variación en la generación renovable por países

El aumento de las energías renovables corresponde al 2,5% de la demanda europea de electricidad. Esto significa que el 29% de la demanda de electricidad en Europa se genera a partir de fuentes renovables, frente al 17% en 2008 (ver el gráfico siguiente)

Sandbag-figure-3

Sin embargo, el aumento masivo en la generación de energías renovables no condujo a una caída en la generación fósil, señala el informe. Una caída en los niveles de energía nuclear e hidroeléctrica, y un aumento de la demanda total de electricidad, significaron que la generación fósil fue más o menos estable durante el 2015 (ver gráfico 4). Sólo el lignito y el  carbón duro registraron caídas marginales, mientras que la generación con gas registró su primer aumento desde 2010.

4 Variación de la generación por tecnologías

Los cambios en la generación fósil fueron dominados por el colapso en la generación de carbón del Reino Unido, que fue compensada por el aumento de la generación de carbón en los Países Bajos y España (ver gráfico 5). La generación a partir de combustibles fósiles en Alemania e Italia apenas varió a pesar del crecimiento récord de la producción de las energías renovables.

5 Variación en la generación py emisiones por países

La demanda de electricidad aumentó alrededor de 1,1% en 2015, recuperándose de una caída del 2,3% el año anterior. Las emisiones de CO2 del sector eléctrico europeo cayeron un insignificante 0,5% después de una caída del 7,5% en 2014.

6 Emisiones sector eléctrico en EUETS 10

Las dos tendencias a largo plazo del aumento de las energías renovables y la caída de la demanda de electricidad significan que la generación convencional está perdiendo la batalla. Sin embargo, las emisiones de CO2 no están cayendo tan rápido como se esperaba. Esto se debe a que la generación más sucia de todas -la generación con lignito- está en 2015 en el mismo nivel que en 2010. Además, sólo el 9% de la caída en la generación convencional desde 2010 se puede atribuir a la generación con hulla (ver gráfico 11) .

En cambio, la mayor parte de la caída fue en la generación de gas: de hecho la generación a partir de gas en el periodo 2010-2015 se redujo en la misma cantidad en que crecieron las renovables. Esto se debe a que el costo marginal del gas es más caro que el carbón cuando se utiliza un precio bajo en carbono.

Si la caída en la generación de gas desde 2010 hubiera sucedido en la generación de carbón, las emisiones del sector energético de la UE en 2015 serían un 15% inferiores a las registradas ahora, advierte el in forme de Sandbag.

7 Variación en la generación 2015 y 2010

El gráfico siguiente muestra cómo esta tendencia se ha ido desarrollando poco a poco en los últimos años, y que las grandes caídas que se esperan en la generación a partir de lignito y hulla aún están por venir.

8 Variaciones en la generación Europa desde 2010 por tecnologías 12

Cierres de carbón

De cara al futuro, hay una serie de razones que invitan a pensar que las emisiones del sector eléctrico comenzarán a caer rápidamente de nuevo en 2016, además de las derivadas de las tendencias de aumento de las energías renovables y la caída de la demanda de electricidad. De una parte, se prevé el cierre de numerosas plantas de carbón en Europa durante este año. Así, en Holanda se han cerrado tres centrales en noviembre de 2015 y se esperan nuevos cierres durante 2016 y 2017, hasta un total de 2,7GW.

Además, alrededor de 5,8 GW de carbón se cerrarán en el mercado británico en marzo de este año, lo que significa que la generación de carbón en el Reino Unido es probable que continúe con su rápido descenso. Y también durante este año asistiremos al cierre de la mayor planta de carbón europea de 4,3 GW de potencia que llega a su mayoría de edad. Pero curiosamente, no habrá cierres en el mercado alemán, que es el mayor generador de electricidad a partir de carbón de Europa.

Por otra parte, el Gobierno belga ha tomado la decisión  de poner en marcha de nuevo los reactores nucleares Doel 3 y Tihange 2, que fueron detenidos en 2012 después de que se les detectaran microfisuras, y también se espera que las centrales nucleares de Suecia, Suiza y la República Checa que tuvieron problemas en 2015 se resuelvan a lo largo del año, por lo que se reducirá la necesidad de generación eléctrica con combustibles fósiles.

Además, la puesta en servicio de la interconexión eléctrica entre Francia y España en noviembre de 2015 probablemente ayudará a reducir la generación de carbón española en 2016, al igual que un retorno a la normalidad de los niveles de las centrales hidroeléctricas de nuestro país.

Pero la disminución rápida de las emisiones de gases de efecto invernadero sigue siendo incierta pues, como señala Sandbag en su informe, hay muchos factores que pueden conducir a una desaceleración del ritmo de caída de las emisiones. Y la raíz de gran parte de esta incertidumbre proviene de las políticas gubernamentales. Habrá que estar muy atentos, pues de estas políticas depende en gran medida que el acuerdo climático de París llegue a buen puerto.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

1 Comentario

Dejar respuesta

14 − 13 =