Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Europa no quiere despedirse de la energía nuclear. Ante los problemas de llevar a cabo nuevos proyectos nucleares con uranio, el Viejo Continente ha decidido resucitar 45 años después la tecnología de sales fundidas de torio.

¿Qué es el torio? El torio es un elemento químico, de símbolo Th y número atómico 90, de la serie de los actínidos. Se encuentra en estado natural en los minerales monacita, torita y torianita. En estado puro es un metal blando de color blanco-plata que se oxida lentamente. Si se tritura finamente y se calienta, arde y emite luz blanca.

Como decía, hace 45 años Europa comenzó a investigar sobre las posibilidades de crear combustible nuclear a partir del torio. Ahora, la NRG de los Países Bajos ha decidido reengancharse a esos primeros estudios y ha comenzado una nueva investigación para tratar de ofrecer una solución energética sostenible, segura, barata y fiable.

Según un comunicado del Thorium Energy World, “sólo hay unos cuantos lugares en el mundo donde se pueden hacer estas pruebas, con lo que Europa ha entrado en la carrera de la energía del Torio”.

El proyecto, denominado SALIENT, se ha  preparado  en cooperación con el Centro Común de Investigación de la Comisión Europea (UIT), situado en Karlsruhe.

La primera fase de SALIENT se centrará en la creación de combustible de reactor más limpio. Esto se consigue eliminando los metales nobles del combustible de torio, ya que transmuta al uranio y sufre durante el proceso de fisión.

En la segunda fase, los investigadores esperan probar la resiliencia de los materiales comunes que entran en la construcción de los Reactores de Sal Fundida de Torio (TMSR). Si se descubre que son suficientes contra la corrosión y la alta temperatura, podría reducir drásticamente los costos de la energía nuclear.

nrg-torio-2

Cabe tener en cuenta que la central más cara del mundo, es la planta nuclear de Hinkley Point C que EDF está construyendo con su socio chino en Reino Unido. La nueva nuclear es muy cara, y ya no es tan rentable. Por eso, si se consigue hacer reactores baratos con el torio, la industria nuclear podría tener una segunda vida.

Si los resultados prometedores de los investigadores de la NRG salen adelante, el mundo daría un paso adelante en la integración comercial de este tipo de reactores.

Estos reactores son significativamente más seguros que los reactores actuales más avanzados. Además, es mucho más simple en su diseño, haciéndolos más rápidos de construir y por lo tanto más baratos.

Los TMSR también eliminan virtualmente el problema de los residuos nucleares duraderos. La tecnología es exponencialmente más eficiente que el uranio, genera sólo una fracción de los residuos de un reactor convencional sin ninguna de las sustancias radiactivas persistentes. Esto hace que el almacenamiento y eliminación de residuos sean mucho más manejables.

Asimismo, son altamente escalables. Además, los TSMR pueden funcionar 24 horas al día y, por tanto, son una fuente de electricidad más fiable. Incluso el abastecimiento de combustible se puede hacer de forma continua y cerrar un reactor sería necesario sólo para el mantenimiento periódico en intervalos de quizás varios años. Ahora con el uranio cada año o año y medio tienen que parar a recargar combustible.

Actualmente, sólo China, India e Indonesia están trabajando en TMSR. El enfoque de China involucra un paso intermedio para operar un reactor de lecho de ripio enfriado con sal fundida, e Indonesia ha expresado su interés en trabajar con ThorCon para probar un reactor sin depósitos a gran escala antes de iniciar las operaciones comerciales.

Ahora, Europa se ha unido a ellos. El torio, junto a la fusión nuclear están llamados a ser la segunda revolución de la industria nuclear. ¿Lo veremos?

En este vídeo lo explican en pocos segundos.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

cinco × cinco =