Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Después de un año convulso, GES (Global Energy Services) empieza a ver la luz. En julio pasado, la compañía especializada en mantenimiento de parques eólicos se vio abocada a la presentación voluntaria de un concurso de acreedores por su complicada situación financiera.

Aunque en enero se anunció la compra de la compañia por el Grupo industrial Cristian Lay, solo se iba a materializar con la condición de que entrara en concurso de acreedores e llevara a cabo un ERE y un ERTE que ha adelgazado la compañía hasta reducirla en una plantilla de unos 1.000 empleados distribuidos por los cuatro continentes, ya que GES cuenta con presencia estable en unos 15 países.

Ahora, con la definitiva compra por parte de Cristian Lay, la capitalización de 225 millones de euros, una línea de liquidez de 30 millones y 50 millones de euros más en avales para proyectos, GES anuncia que vuelve al mercado como una compañía sólida, solvente y confiable, que espera duplicar su facturación año a año… pero con sus ojos puestos en la fotovoltaica.

“El núcleo del negocio de GES era la eólica, no solo el mantenimiento sino también la construcción y la operación de parques, pero a los nuevos propietarios ya no les interesa esta tecnología, su objetivo está en la fotovoltaica”, señalan fuentes conocedoras, “no solo el mantenimiento de plantas fotovoltaicas sino también la construcción, montaje y puesta a punto de nuevos proyectos”.

Evidentemente, “GES no mira el negocio de la fotovoltaica en España, está pensando a nivel internacional ya que está presente en unos 15 países para realizar directamente actividades que hasta ahora eran subcontratadas a otras empresas”, explican, “así que dejará a un lado el mantenimiento eólico por el fotovoltaico, que es más sencillo, las infraestructuras son más baratas y más duraderas, se necesita menos personal y deja más margenes a la empresa, que es lo que les interesa“. Además, añaden “como en la eólica ya hay mucha competencia en este sector, los precios que ofertan los proveedores son muy reducidos y no es rentable”.

Sin embargo, GES va a mantener su actividad en el sector eólico, “hay un mercado potencial en España con las subastas que han beneficiado al sector y podrá pujar gracias a la ventaja competitiva que ha conseguido después de un año: los sueldos bajos de sus trabajadores en plantilla”.

Por otro lado, fuentes de CCOO, la adquisición de la empresa por CL Grupo Industrial ha provocado “tranquilidad” entre los trabajadores, al ver que las perspectivas que plantean los nuevos dueños son “alentadoras”. “Mirando el historial de CL, lo que ha comprado, no ha cerrado nada y lo ha hecho crecer”, han destacado, para añadir que “se ve que hay ganas de consolidar la empresa y hacerla fuerte como antaño”.

En ese sentido, desde CCOO se ha apuntado que se necesita la confianza de clientes y proveedores, y consolidarlo “poco a poco”. “Esperemos que para el año que viene esté consolidado y empezar a crecer exponencialmente”, han agregado.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

veinte − 4 =