Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El pasado lunes 28, GES (Global Energy Services) entró en concurso de acreedores ante la imposibilidad de hacer frente a todos los pagos. Esto supone que a partir de ahora, cualquier decisión relevante que se tome deberá contar con la aprobación del juez de lo mercantil encargado del proceso concursal.

Y entre esas decisiones se incluye el ERE y el ERTE que se deben abordar lo antes posible. “Es importante que se ponga en marcha cuanto antes la mesa negociadora porque a medida que pasa el tiempo la situación económica de GES se deteriora y la fuga de trabajadores va creciendo cada día, aunque esto último podría ser beneficioso para la empresa a la hora de negociar el ERE”, señalan fuentes conocedoras a este diario.

A día de hoy, “la plantilla de GES ya solo es de unos 880 trabajadores, contando con las oficinas, los servicios generales, el BoP (Balance of Plant), el mantenimiento eólico en España y los trabajadores fuera del país pero con contrato de GES”, explican, “porque hay que descontar las seis compañías de GES en el extranjero que se ha quedado Cristian Lay: en EEUU, Chile, Marruecos, Egipto, Jamaica y México, los trabajadores que se han cambiado a otro proveedor de mantenimiento en estos meses y la subrogación de los operarios de los parques de Cádiz y Huelva”.

De esos 880 trabajadores, casi 500 trabajan en el mantenimiento de los parques eólicos, “y en el caso de los de Gamesa, a partir del 31 de diciembre, todas las contratas excepto Aragón, Galicia y Portugal, dejarán de ser de GES y entrarán los nuevos proveedores con los que se haya negociado”, continúan.

Esto supone que solo se mantendrá la plantilla que realiza el mantenimiento eólico y el personal de oficinas en Aragón/Soria  (alrededor de 120) y la de Galicia (unos 130), con lo que “casi la mitad dejarán GES para cambiarse a las nuevas contratas”.

“En cuanto Cristian Lay compre GES, y recobre la actividad y el negocio, necesitará recuperar a los trabajadores del ERTE, y se calcula que ese plazo podría ser de un año, porque ahora si se encargara la construcción de un parque, como no se cuenta con la liquidez necesaria, será otra empresa quien lo haga y contrate a los trabajadores para llevarlo a cabo. Es lo que está pasando con GES”.

Por el momento, todas las condiciones para que Cristian Lay se haga con GES se están cumpliendo, “la negociación de la deuda con la banca, la negociación del ERE y del ERTE una vez que se ha entrado en periodo concursal y, gracias a la aquiescencia de Gamesa, el mantenimiento de varios parques eólicos”, así que “no habría ninguna razón para que el proceso de compra no culmine con éxito”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

dieciseis + siete =