Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El pasado 30 de diciembre, el BOE publicaba el auto del juzgado mercantil número 2 de Bilbao, con fecha 15 de diciembre, con la declaración en concurso voluntario del deudor Global Energy Services Siemsa (GES). A partir de ahora las facultades de administración y las decisiones que se tomen se harán a través de un Administrador Concursal, que en este caso se ha otorgado al economista Asier Etxeita Escobal de Zubizarreta Procedimientos Concursales S.L.P.

“GES ha solicitado voluntariamente la declaración de concurso de acreedores y a partir de ahora, una vez intervenido, el siguiente paso es alcanzar un convenio con los acreedores y si no se consigue, la liquidación o extinción de todas las relaciones laborales”, explica a este diario Asier Etxeita, “además, el concurso de acreedores supone que las facturas pendientes de pago desde el 15 de diciembre no se abonan”.

El convenio supone una propuesta a los acreedores y que estos la acepten. Una posibilidad que tiene todas las de ganar ya que hace unos meses, durante la negociación de Cristian Lay para la compra de la compañía, se acordó con los cuatro principales acreedores de la empresa vasca, el BBVA (deuda de 60 millones), el Banco Sabadell (24 millones), el Santander (10 millones) y Bankinter (nueve millones) una quita de la deuda bancaria equivalente al 80% del pasivo.

Su deuda asciende a 15 millones de euros con los acreedores y la circulante está entorno a los 23 millones de euros pero a estas cifras hay que sumar los avales concedidos por los bancos para que GES pudiera conseguir nuevos proyectos. En total, se habla de una deuda de más de 100 millones de euros.

Sin embargo, faltan acreedores. Según el juicio publicado en el BOE con fecha 10 de diciembre hay que “extender a los acreedores de pasivos financieros que no han suscrito el acuerdo de refinanciación o que han mostrado su disconformidad” las fechas de vencimiento final de la deuda, el calendario de la amortización, el tipo de interés y el tipo de interés de demora.

“Si se aprueba el convenio por parte de los acreedores, la compañía podría salir del procedimiento procesal”, añade el economista, y continuar con su actividad empresarial o podría ser el momento para que otra compañía optara a la compra de GES, momento en el que Cristian Lay podría entrar en escena.

Al mismo tiempo la empresa tiene que poner en marcha el procedimiento del ERE de la plantilla, porque el pacto suscrito para poder realizar el traspaso al grupo Cristian Lay implica la incoación de un expediente de regulación de empleo para unos 200 o 300 trabajadores en España. Su presentación ya es posible una vez que el juzgado mercantil ha asignado un administrador procesal. “En principio se tiene de plazo un mes para las negociaciones del ERE, porque es un procedimiento en el que hay que ser veloz”, explican fuentes cercanas.

En esta situación, los requisitos para que Cristian Lay compre GES se han cumplido estrictamente y por tanto el acuerdo de traspaso se podría realizar en los próximos meses y por un precio simbólico, dada la situación patrimonial que arrastra la compañía.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

seis + dieciseis =