Google desarrolla una tecnología de sales fundidas para competir con Tesla en almacenamiento de energía limpia

0
Un investigador de X ajusta dibujos CAD de tecnología que facilita el proceso de enfriamiento.
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Utilizando cubas gigantes de sal fundida y anticongelante bajo el nombre en clave “Malta“, la compañía  matriz de Google, Alphabet, ha decidido unirse a Tesla y otras empresas que están desarrollando formas de almacenar energía eólica y solar de manera más asequible para expandir las energías renovables y combatir el cambio climático.

El laboratorio de investigación de Alphabet X está desarrollando una tecnología de sal fundida de vanguardia que tiene como objetivo almacenar energía eólica y solar durante períodos más largos de tiempo y a un menor coste que las gigantes baterías de ion-litio que Tesla y otras compañías están desarrollando.

El almacenamiento de electricidad se considera crítico para facilitar la expansión necesaria de las energías renovables para ayudar a combatir el cambio climático y alejar a los países de las plantas de energía eléctrica que utilizan combustibles fósiles.

La cantidad de electricidad que producen los aerogeneradores y los paneles solares depende de las condiciones meteorológicas, por lo que su flujo de energía no es constante. Además, una buena parte de ella se desperdicia cuando la gente no consume mucha electricidad.

El almacenamiento permite que las energías eólica y solar se utilicen cuando más se necesitan, no sólo cuando el sol brilla o el viento sopla. De esta manera, las energías renovables almacenadas se pueden utilizar en lugar de las centrales eléctricas de respaldo, generalmente ciclos combinados de gas, que entran en funcionamiento cuando se producen los picos de la demanda.

En EEUU, un número creciente de estados, entre los que están California y Nueva York, tienen metas climáticas que requieren que un porcentaje de la electricidad del estado provenga del almacenamiento. Hoy en día, las compañías eléctricas que utilizan el almacenamiento de energía principalmente dependen de grandes baterías que pesan varias toneladas cada una.

Tesla ha estado desarrollando baterías de ion-litio a gran escala durante varios años. Sus baterías están siendo utilizadas por una serie de compañías eléctricas en California, y también pueden ser combinadas con propuestas de eólica marina como la presentada esta semana en Massachusetts.

Pero las grandes baterías no son la única manera de almacenar electricidad. “Hay una pluralidad de tecnologías de almacenamiento de energía, que incluyen la hidráulica de bombeo, aire comprimido, volantes y baterías”, dijo Donald Sadoway, químico de materiales del MIT cuya investigación se centra en el uso y la eficiencia energética. “El almacenamiento de electricidad es enormemente complejo y no será satisfecho por una sola solución”.

La hidroelectricidad bombeada se considera almacenamiento de energía porque el agua almacenada en un depósito genera electricidad cuando fluye a través de una turbina eléctrica. El aire comprimido funciona de manera similar, generando electricidad a medida que se libera de un tanque de aire. Los volantes capturan la energía rotacional en un dispositivo mecánico giratorio, que disminuye la velocidad y libera energía cuando se necesita energía.

Malta almacena energía eólica y solar mediante la conversión de electricidad en energía térmica. El calor se almacena en sal fundida y el frío se almacena en una cuba de solución líquida de anticongelante. Cuando la energía es necesaria, la energía caliente y fría se convierten de nuevo en electricidad por un motor térmico (ver croquis del sistema de funcionamiento).

Croquis de funionamiento del sistema Malta de amacenamiento por sales fundidas.
Croquis de funionamiento del sistema Malta de almacenamiento por sales fundidas.

La electricidad en el sistema se produce más eficientemente cuando hay una diferencia de temperatura más amplia entre las cubas calientes y frías. A menudo son necesarios materiales exóticos para mantener altas temperaturas, pero Malta parece estar utilizando materiales comunes en su lugar, ha dicho Craig Turchi, científico del Grupo de Investigación y Desarrollo de Sistemas Térmicos del Laboratorio Nacional de Energías Renovables (NREL).

Una tecnología similar de almacenamiento de calor y frío se ha desarrollado utilizando agua caliente en lugar de sal fundida, pero la sal parece ser más eficiente en energía, dijo Turchi.

Según X, el almacenamiento de energía térmica a base de sal tiene el potencial de ser muchas veces más barato que el almacenamiento en baterías porque la mayoría de los materiales necesarios – tanques de acero, sal y anticongelante – son baratos y abundantes. La compañía dice que su tecnología Malta puede ser recargada miles de veces y durar hasta 40 años, varias veces más que las baterías de hoy.

Sadoway dijo que es demasiado pronto para saber cómo Malta competiría en costes con otras tecnologías de almacenamiento de electricidad porque la compañía no ha hecho públicos sus costes. “El almacenamiento térmico compite bien con el litio-ion en la vida útil y en la seguridad”, dijo, algo sobre lo que X no ha querido hacer comentarios.

Turchi dijo que él y otros científicos del NREL están a la espera de que X ofrezca detalles del proyecto Malta. “Nuestro grupo de energía solar térmica está fuertemente investido en tecnologías de almacenamiento de energía térmica y estamos siempre a la espera de nuevos desarrollos”, dijo.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

veinte + siete =