Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

El gobierno británico está estudiando la manera de descolgarse del objetivo de la UE en materia de energías limpias para 2020 y que para el país suponía el compromiso de abastecerse en un 15% de energías renovables para esa fecha.

Los funcionarios tienen la esperanza de que la Gran Bretaña post-Brexit podría así evitar las multas y sanciones asociadas a la falta de cumplimiento de su objetivo de la UE, objetivo que, por otra parte, no parece que en ningún caso vaya a poder cumplir.

Las multas podrían alcanzar las decenas de millones, y las autoridades creen que en lugar de quedarse cortos y tener que afrontar las multas, sería más fácil la ruptura y  levantar el pie del acelerador de las energías limpias en lugar de seguir adelante con las inversiones  en energía eólica y solar.

Si el Reino Unido tiene éxito en esta empresa, sería otra señal tangible de que el país está cada vez menos en sintonía con la mayor parte de Europa continental. A finales de marzo, la primer ministro británica Theresa May activó oficialmente el artículo 50, con el que se ha iniciado el proceso formal de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Este proceso llevará un máximo de dos años y en los pocos días transcurridos desde su activación, el artículo 50 ya ha levantado una serie de puntos de desencuentro. Las disputas y discusiones entre el Reino Unido y la UE no son nada nuevo, pero en este clima post-Brexit se han agudizado por ambos lados.

Si el Reino Unido abandona formalmente su objetivo climático, no sería bien visto en Europa. Tal como están las cosas, Gran Bretaña está a medio camino hacia el logro de la meta de 15% de penetración de renovables en 2020, pero el ritmo de instalación de energía limpia va a disminuir, no a aumentar, hasta entonces. El 1 de abril, el Certificado de Obligación Renovable (ROC) terminó formalmente el esquema para la energía solar, y además de un ajuste a la baja, cada vez el apoyo al sector es menor.

No obstante, para sí quisiera el sector fotovoltaico español las previsiones que el operador británico -la National Grid– ha realizado para los próximo doce meses para la energía solar en el Reino Unido. El operador británico dice que “la capacidad fotovoltaica añadida ha aumentado de 9,3 GW en febrero de 2016, a 11,7 GW en febrero de 2017. Esperamos que esta tendencia al alza continúe, con unos 150 MW adicionales de capacidad al mes durante los próximos 12 meses. Esto equivaldrá a 13,5 GW de capacidad instalada a finales de febrero de 2018”.

Criticado por su deseo de ‘seleccionar’ los beneficios de la adhesión a la UE, el Reino Unido podría estar en camino de levantar más focos de tensión en materia energética. En el Parlamento Europeo esta semana, los eurodiputados decidieron que no se permitirán ofertas específicas de la industria entre el Reino Unido y la UE, y cualquier acuerdo futuro entre las dos partes se condiciona a que el Reino Unido defienda los objetivos climáticos y energéticos que acordó mientras permaneció en la UE.

Un comunicado enviado por correo electrónico a Bloomberg por el gobierno del Reino Unido decía que el país está comprometido en la lucha contra el cambio climático y mantendrá todos los objetivos “mientras sigamos formando parte de la UE”.

“Estamos proponiendo un acuerdo comercial audaz y ambicioso que cubre los sectores cruciales para nuestras economías, incluyendo las industrias de la red,” dijo el funcionario del gobierno.

Según la National Grid, el Reino Unido no llegará al 15% de penetración de renovables antes de 2022 sobre la base de las proyecciones actuales. La perspectiva británica  también es dudosa para los objetivos alcanzados en el Acuerdo del Clima de París, lo que lleva al funcionario del gobierno a revelar que el país quiere “evitar más limitaciones en su mix energético  provenientes de la UE”.

Artículos relacionados:

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Dejar respuesta

5 × uno =